Casco Maltese

Los valientes soldados y caballeros malteses iban ataviados con vistosos y coloridos uniformes de los siglos XVI y XVII, llenos de elegancia y majestuosidad. Malta formó parte de la Corona de Aragón junto a las tierras sicilianas en el Siglo XIII. Es por esto, quizá, que el casco maltese tenga alguna semejanza con el casco de los conquistadores españoles.

Casco Maltese

En el Siglo XVI, mientras Malta pertenecía a la corona española, el Rey Carlos I de España y V de Alemania dejó el archipiélago bajo el gobierno de los Caballeros Hospitalarios, en lo que se conocía como la Orden de San Juan de Jerusalén, hoy en día estos caballeros son conocidos como la Orden de Malta. A partir del Siglo XVI su trabajo es importante, ya que Malta se empieza a ver en la encrucijada de caminos que divide las diferentes civilizaciones que trataban de hacerse con la hegemonía europea.

Los turcos asediaron la isla en 1565 sin poder entrar, ya que los Caballeros Hospitalarios, ya denominados como la Orden de Malta, se lo impidieron conjuntamente con la armada española. Los turcos perdieron y años más tarde en la Batalla de Lepanto cayeron definitivamente.

Casco Maltese parte potserior

1283-1530: La corona de Aragón gobierna Malta y Sicilia.
1427: El rey Alfonso incorpora Malta a la Corona de Aragón (Reino de Sicilia), aboliendo el Condado de Malta, y promete que nunca entregará Malta como feudo a un tercero.
1530: En un esfuerzo por proteger Roma de la invasión turca, el rey de Sicilia Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano, cede la isla de Malta a los Caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén como feudo a perpetuidad, poniendo fin a cuatro siglos de dominio sobre el Reino de Sicilia.

VER CASCO MALTESE

VER OTROS CASCOS HISTÓRICOS

El Bacinete Medieval

El bacinete medieval comenzó a usarse en el siglo XIII, siendo la evolución del yelmo cónico para proteger los lados de la cabeza y la nuca, pero quedando expuesta la cara. Era más ligero que el yelmo. Hacia mediados del siglo XIV se dotó al bacinete de un visor móvil que iba fijado al frontal del yelmo con una superficie extremadamente angulosa para repeler los golpes de filo como de punta.

BACINETE HISPANO FUNCIONAL

Los orificios de ventilación solían ir siempre en el lado derecho del mismo a fin de no favorecer la entrada de una punta de lanza o el pico de un martillo de guerra. Mediante unas bisagras podían desmontarse y usar solo el bacinete si se terciaba. Para tal fin, los pasadores de las bisagras iban provistos de unas pequeñas cadenas fijadas al visor, de modo que no se extraviasen.

Bacinete funcional

Conviene reparar en las rendijas del visor. Como se ve, están dispuestas formando un ángulo hacia abajo por los extremos, así como una orientación hacia arriba de forma que su portador, para mirar de frente, tendría que inclinar un poco la cabeza hacia delante. Ese diseño estaba encaminado a dificultar la entrada de cualquier cosa punzante dirigida a la cara. Si una punta de lanza o una flecha impactaba contra el visor y, debido a su conformación, salía desviada hacia arriba, no podía entrar y herir en un ojo. A fin de evitar esa posibilidad, hubo modelos que contaban con un barrado en las rendijas.

Bacinete funcional francés

Por otro lado y considerando su anchura, generalmente siempre inferior a 1 cm., su campo de visión era muy limitado. De ahí esa inclinación hacia abajo, ofreciendo una “expresión” triste al visor, ya que de esa forma se podía tener un poco más de ángulo de visión lateral e inferior. La posición natural portando el bacinete obliga a mirar hacia abajo.

Bacinete medieval con visor

Así mismo, si el usuario echa la cabeza hacia atrás debido a un golpe, la posibilidad de que algo entre por el visor disminuye aún más. El campo visual que se disponía con un bacinete era mínimo.

BACINETE FUNCIONAL SIMPLE SIGLOS XIV-XV

El punto flaco del bacinete era que un golpe bien dado lo hundiera sobre la boca o la mandíbula inferior de su portador, o que rebotase hacia abajo golpeándole la garganta. Hacia 1380, se perfeccionó aún más proveyéndolos de una gola que hacía que el peso del bacinete cayese sobre los hombros en vez de en la cabeza; y la forma puntiaguda del visor fue sustituida por una redondeada. Igualmente, los discos laterales se ampliaron para mayor protección.

BACINETE DE BATALLA

El interior del bacinete disponía una guarnición de cuero acolchado con cendal o algodón que, a similitud con las de los actuales cascos militares, podía regularse en función de la cabeza de su usuario y ayudaba a amortiguar los golpes dados en la cabeza con armas contundentes.

Bacinete alemán con visor, s. XIV

Un bacinete completo, con visor y camal de malla, alcanzaba a pesar 7,2 Kg, más adelante se fabricaron con metal más liviano y el peso no sobrepasaba los 4 Kg.

BACINETE PARA LAS BATALLAS

VER MÁS BACINETES MEDIEVALES

VER MÁS CASCOS HISTÓRICOS