Cascos de los Cruzados

Los cruzados fueron militares cristianos, principalmente de Europa Occidental que participaron en alguna de las cruzadas en la Edad Media. El nombre deriva de la costumbre de coser o pintar una cruz en sus ropas, en sus cascos, en sus estandartes, escudos, espadas y capas. El término “cruzado” empezó a usarse ampliamente desde el siglo XV, pues anteriormente se consideraba a éstos como peregrinos armados.

En 1095 se celebró el Concilio de Clermont, en el que el Papa Urbano II hizo un llamamiento a los cristianos para liberar a Jerusalén. En el canon 9 del mismo otorga plenas indulgencias de sus pecados: A quien emprenda el viaje a Jerusalén con la finalidad de liberar a la iglesia de Dios, siempre que lo haga por piedad y no por ganar honor o riquezas, este viaje se le contará como penitencia completa, siendo este el comienzo de la Primera Cruzada (1096 – 1099).

La marcha a Tierra Santa constituía una manera de superar las restricciones en las herencias, en un momento en el que la búsqueda de la paz en sus países de origen y una leyes de vasallaje más estrictas limitaban las oportunidades de algunos nobles. Las cruzadas difundieron el espíritu feudal y los preceptos cristianos (el caballero cruzado estaba al servicio de Cristo y de su Iglesia como vasallo).

El I Concilio de Letrán en 1123 da estatus legal a las cruzadas: le otorga indulgencias (perdón de los pecados), así como protección de sus familias y bienes, incurriendo en excomunión aquellos que les molestasen, así como para aquellos que abandonasen el voto de cruzado. Las cruzadas no sólo se emitieron para combatir en Tierra Santa, sino que también se emitieron contra los musulmanes en la Reconquista en España, o contra los cátaros en el sur de Francia.

A los cruzados se les llamaban los guerreros de Dios. Una gran parte del cine y la literatura ha contribuido a formar en nosotros la imagen de unos caballeros cruzados inspirados por los más altos principios, defensores de la justicia y de los más débiles.

VER CASCOS Y ESPADAS DE LOS CRUZADOS

VER MÁS CASCOS, ESPADAS E INDUMENTARIAS DE LOS TEMPLARIOS

Cascos Templarios

Los clásicos cascos templarios que se fabrican suelen ser réplicas de lo más reales en cuanto a diseño y materiales tales como el latón, acero, zamak, etc. Ultimamente se ha optado por fabricar cascos en materiales menos pesados, combinando el metal con plásticos duros o cuero, y con la intención de que resulten más cómodos y llevaderos por recreacionistas además de contar con la ventaja de rebajar el coste final del producto. También se integran revestimientos interiores, acolchados y cinchas con cierre para sujetarlo convenientemente a la cabeza.

Casco templario en cuero

Casco templario hecho en cuero pensado para recreacionistas

Es obvio que para un recreacionista que tiene que estar durante horas con el casco sobre la cabeza, estas últimas adquisiciones le vienen como anillo al dedo. Por contra, para coleccionistas, les aconsejamos que a la hora de escoger lo hagan por un casco clásico templario, hecho 100% con metal y buenos acabados. Ambos suelen venir con sus expositores para lucirlos y mantenerlos en perfectas condiciones.

Casco templario en metal

Casco en metal preparado tanto para recreacionistas como coleccionistas

Clásico casco templario

El clásico casco templario en metal preparado para recreacionistas

Cualquier casco de este tipo aunque esté preparado para recreacionistas es vulnerable  los golpes de las espadas. También lo era en el medioevo.

Clásico casco templario

El clásico casco templario para torneos, 100% metal

Ningún casco aseguraba los certeros golpes de una afilada espada de la época. En la actualidad todos estos cascos suelen ser de importación.

Casco Sugar Loaf Templario
Casco Sugar Loaf Templario

 

VER MÁS CASCOS TEMPLARIOS

VER MÁS CASCOS DE ÉPOCA