Miniaturas Templarias

La Orden del Temple fue una organización religiosa y militar de la caballería cristiana de la Edad Media, cuyos miembros fueron llamados los Caballeros Templarios. Esta orden se creó el 22 de enero de 1129 de un grupo militares conocidos como Pobres Caballeros de Cristo y el Templo de Salomón.

Trabajó durante los siglos XII y XIII para la protección de los peregrinos de de Jerusalén debido a que éstos eran atacados y robados por los bandidos de la zona.

Guerrero Templario

Los Templarios fueron organizados como una orden monástica, siguiendo las reglas creadas para ellos por Bernardo de Claraval. En cada país se nombró a un maestro que dirige todos los puestos de mando. Estos maestros vestían un traje negro o marrón con la cruz roja para distinguirlos de los demás hermanos. El término “gran maestro” se utilizaba para designar al jefe supremo de la orden.

Miniatura artesanal de caballero con capa roja a caballo
Miniatura artesanal de caballero con capa roja a caballo

El reconocimiento de la Orden del Temple era fácil ya que tenían un código de vestimenta especialmente adecuado para la Orden. El manto de los Templaros se refería a los monjes cistercienses. Los caballeros y los hermanos de la nobleza usaban la bata blanca que era un símbolo de la pureza y la castidad del cuerpo. Los caballeros estaban obligados mantener la cabeza rapada, y dejarse barba y bigotes largos.

En la vestimenta de los Templarios aparece la cruz roja que fue cedida a finales de 1147, por el Papa Eugenio III. La cruz roja, también llamada la cruz paté, tiene 8 puntas que abre sus extremos hacia los cuatro puntos cardinales, se abre al mundo y al universo. La cruz paté, con sus 4 brazos iguales, invoca a los 4 evangelistas, a los cuatro elementos y a las cuatro estaciones.

Miniatura de caballero templario luchando

La orden fue destruida por orden de Felipe IV rey de Francia cuya avaricia es bien conocida históricamente. Felipe llegó a deber a los caballeros templarios mucho dinero y por eso se invento acusaciones contra la Orden, influyendo así sobre Clemente V, y además de saldar sus deudas con los caballeros Templarios intentó destruirlos para apropiarse del tesoro que éstos poseían.

Escudo Templarios Miniatura

El trágico final de los Templarios ha contribuido para generar leyendas acerca de ellos. Estos van desde los rumores sobre la asociación de estos con el Santo Grial, a las preguntas sobre sus posibles vínculos con la masonería.

VER MÁS MINIATURAS MEDIEVALES

VER PRECIOSA DECORACIÓN MEDIEVAL

Ropa Medieval de Invierno

En las estaciones invernales los seres humanos de todas las épocas nos hemos preocupado por vestirnos adecuadamente para protegernos del frío intenso. Hoy y antiguamente es una necesidad vital protegernos de las inclemencias del tiempo a través de una adecuada vestimenta de invierno. En la época medieval sabían hacerlo a través del uso de capas y capuchas medievales, gambesones y pieles de animales tratadas según la usanza.

Las sociedades del medioevo se encontraban estratificadas y la vestimenta era un factor determinante para clasificar a las personas por estratos sociales según sus ropajes y manera de vestir.

La lana y las pieles baratas para el abrigo, constituían el ropaje de los siervos y campesinos. Los colores quedaban reducidos a las tinturas de más fácil y barata elaboración, obviamente estos colores variaban sutilmente dependiendo de la zona donde se encontraran. Entre los pobres abundaban los colores naturales de las telas, gris y marrón.

Los más afortunados que gozaban de mayores privilegios sociales y económicos, vivían en un mundo más colorido, donde la ropa era generalmente más larga y brillante.

El gambesón era una “chaqueta” acolchada de mangas largas que protegía el torso del cuello hasta la cadera por delante y por detrás. El gambesón se ajustaba delante a través de correas de algodón. Las mangas se podían quitar fácilmente desabrochando los cordones.

El lino era más apropiado para las ropas de los más pobres, mientras que la seda era el tejido que empleaban los más poderosos, engarzada y bordada con oro, a menudo con forros de pieles exóticas, incluyendo raras importaciones del África o del Medio Oriente, pero el zorro, el lobo y en las regiones más frías el oso parecen haber sido las más populares.

El manto o la capa era símbolo de status, y no sólo para protegerse del frío. Los mantos oscuros simbolizaban que la persona atravesaba un período de duelo. Se desarrollaron una gran variedad de mantos, que podían ser mobatana (forrados de pieles), barragán (lana), y alifafe (hecho de diferentes pieles). Pieles comunes eran las de comadreja, conejo y cordero.

Un estilo peculiarmente español, que probablemente tiene su origen en la paenula romana, era completamente cerrado, más corto por detrás que por delante, y con una banda decorando el borde inferior delantero. Otro estilo tradicionalmente español, llevado por tanto hombres como mujeres, es el que tenía una abertura para el brazo izquierdo. Asimismo, se sigue llevando la capa visigótica corta.

Se usan gorros como cofias en la España hispano-romana. El manto pesado es prenda para salir de casa y el manto ligero para estar en ella. También se lleva capa o zorama. La cabeza de los hombres y algunas mujeres se cubría y usaban sombreros de ala ancha, capuchas y gorros.

La época medieval tenía un estilo muy propio y atractivo, tanto que en prendas actuales de vestir este estilo no ha desaparecido.

VER CAPAS MEDIEVALES

VER CAPUCHAS Y GORROS MEDIEVALES

VER GAMBESONES MEDIEVALES

VER ROPA MEDIEVAL PARA HOMBRES Y MUJERES