ARMAS Y ARMADURAS ROMANAS

El origen de la armadura data del periodo egipcio en el que la vestidura militar consistía en un casco y una coraza de tela fuerte o de cuero cubiertos en gran parte con placas metálicas.

Los guerreros romanos de los primeros siglos defendían su cabeza con la gálea o casco de cuero y placas metálicas y el tronco por medio de una armadura también de pequeñas placas pero después de la conquista de las Galias se adoptó el casais o casco de metal (usado antes por celtas e íberos) con yugulares, cubrenuca y cota de malla para el tronco.

Los guerreros romanos de los primeros siglos defendían su cabeza con la gálea o casco de cuero

Los escuadrones de caballería llevaban en su lugar la lorica aquamata o plumata, dispuesta en forma de escamas de metal cosidas sobe el cuero o tela fuerte. Se ceñía la loriga de cualquier tamaño que fuese con el cingulum o cinctum, cinturón de cuero chapeado de metal y sujeto con fíbula del cual pendía la espada.

Los legionarios protegían el pecho y la espalda con una loriga o coraza flexible de tiras de acero y el brazo con un brazal corto de bronce.

Los emperadores y otros altos jefes de la milicia romana se servían de una coraza de dos piezas (peto y espaldar) adornadas con relieves y adaptadas perfectamente al tronco.

ESCUDO ROMANO

Llamado Scutum el escudo del Imperio Romano fue utilizado por las legiones romanas. El scutum tenía una forma adaptada a la forma del cuerpo humano. Podía ser ovalado o rectangular (forma de puerta). Visto de costado, el scutum toma una forma curva que protegía mejor de ataques que provenían de los flancos. Aunque su perfil curvado permaneció inalterado a lo largo de los siglos, su forma cambió levemente.

Durante los tiempos de la República era ovalada, y así se mantuvo algunos años durante el Imperio, hasta que se empezó a emplear la forma rectangular. Tenía un gran tamaño y constituía una excelente defensa para los legionarios romanos, sin que su peso llegase a ser una carga o un estorbo para quien lo portara.

Refugiado tras él, el legionario neutralizaba las acometidas de los enemigos, para después, desde su posición guarnecida, atacar con su gladius, o espada corta romana.

Su uso era esencial en las formaciones en tortuga, comúnmente empleadas por las legiones romanas durante el combate. Su uso se perdió en favor del escudo ovalado (de inspiración bárbara) de forma progresiva, a partir del siglo III.

Colección de armaduras romanas. Armadura, casco y escudo


Novedades