Ariete medieval en miniatura

El ariete es un arma de asedio originada en épocas antiguas, usada para romper las puertas o las paredes fortificadas. En su forma más simple, un ariete es tan sólo un tronco grande y pesado, cargado por varias personas e impulsado con fuerza contra un obstáculo. El ímpetu del ariete es suficiente para dañar el objetivo. Normalmente lleva incorporada al tronco la cabeza de un carnero para aprovechar su cornamenta enroscada en forma de círculo.

Ariete móvil

En los diseños más sofisticados, los arietes eran impulsados con una honda (arma) y soportados con cuerdas o con cadenas dentro de un marco rodante, de modo que podían ser mucho más grandes y también se podían pivotar más fácilmente en contra de su blanco. En algunas ocasiones, la punta del ariete iba reforzada con una cabeza de metal, y las partes vulnerables del ariete se reforzaban con bandas metálicas. Muchos arietes también contaban con cubiertas protectoras y paredes laterales reforzadas con cuero u otros materiales para prevenir que el ariete fuese atacado con fuego.

Ariete fijo

Algunos arietes no eran propulsados con cuerdas o cadenas, sino que en su lugar eran apoyados sobre vigas. Esto daba a los arietes un recorrido mucho mayor, de modo que pudieran alcanzar una mayor velocidad antes de golpear a su objetivo, y por lo tanto que fueran más destructivos. Este tipo de ariete fue usado por Alejandro Magno y descrito por el escritor Vitruvio.

ARIETE

En los castillos, los defensores procuraban prevenir los ataques de los arietes lanzando obstáculos frente a éstos, momentos antes de que golpearan la pared, usando cuerdas con ganchos para inmovilizar el tronco, incendiando al ariete o saliendo sorpresivamente para atacarlo.

VER ARIETES MEDIEVALES

VER PRECIOSAS MINIATURAS MEDIEVALES

VER OTRO TIPO DE ARMAS DE ÉPOCA