Armaduras medievales tamaño natural

La armadura de combate es el conjunto de protecciones en forma de prendas con que se revestían los combatientes para su defensa individual durante la lucha. La armadura de placas de acero, unidas entre sí con ganchos, tuercas, aldabillas y clavos sujetas al guerrero mediante correas y hebillas, empezó a usarse en el siglo XIV y alcanzó toda su perfección a fines del XV, transformándose a mediados del XVI en una vestidura de gala para el guerrero, adornada y embellecida con los primores del arte escultórico y de las industrias metálicas. Decayó notablemente en el siglo XVII a medida que se perfeccionaban las armas de fuego y desde el XVIII ya no se utiliza más que como recuerdo histórico.

Armadura de los Caballeros Templarios

Desde remotos tiempos las armaduras eran sometidas a diferentes pruebas para apreciar su resistencia. Después se abandonó este sistema, pues hasta el siglo XIV no vuelve a hablarse de armaduras de prueba y de media prueba. Las probadas con ballesta de torno se decían de toda prueba o a prueba, y las que sólo lo eran con flecha lanzada por el arco o la ballesta sencilla de gancho, se llamaban de media prueba.

Armadura funcional siglo XV

Desde el siglo XVI se usaron las armas de fuego con objeto de probar la resistencia de las armaduras, y las señales de las balas servían, alguna vez, para aumentar sus elementos decorativos, haciéndolas centro de una flor, un rosetón u otro ornato. Por esto cuando en rodelas, petos y corazas se ven marcas de balas, no hay que creer siempre que las llevaba puestas su dueño al recibir el disparo.

Armadura natural plateada y dorada con grabados, traje granate y espada entre las manos

VER MÁS ARMADURAS MEDIEVALES TAMAÑO NATURAL

VER PARTES DE LAS ARMADURAS FUNCIONALES