Las Bodas de Isabel de Segura

Cada año, en el mes de Febrero, se celebra en la ciudad de Teruel, España, la recreación de las Bodas de Isabel de Segura, conocida como la Fiesta medieval de Los Amantes de Teruel, historia y leyenda que sigue muy viva y tiene un enorme arraigo popular, lo que supone una gran difusión del patrimonio cultural, artístico e histórico Turolense y un reclamo de primer orden en el turismo nacional e internacional. Teruel se convierte en un auténtico recinto medieval digno de visitar.

La Fiesta medieval de los Amantes de Teruel coincide con la celebración del día de los enamorados. Durante todo el fin de semana se representan en las calles y en las plazas historias y leyendas medievales y muchos turolenses y personas venidas de todas partes participan en ella vistiéndose con ropa muy fiel a la época medieval y la ciudad adquiere un ambiente propio de aquellos tiempos.

Isabel de Segura y Juan Martínez de Marcilla, más conocido por las recreaciones del teatro barroco como Diego de Marcilla, es una bella historia y leyenda de amor y de dolor, conocida como “Los Amantes de Teruel”, dos jóvenes turolenses de los albores del siglo XIII. Diego e Isabel vivían en Teruel y se enamoraron en contra de los deseos familiares. La familia de Isabel de Segura tenía poder y mucha riqueza, mientras que los Martínez de Marcilla era una familia de muy pocos recursos económicos.

Los Amantes de Teruel

Los enamorados pidieron permiso para casarse y el padre de Isabel rechazó a Diego por no ser el pretendiente ideal para su hija y porque no tenía patrimonio ni riqueza. Entonces Diego (o Juan Martínez de Marcilla) juró hacer fortuna fuera de Teruel y volver al cabo de cinco años y le pidió al padre de Isabel que mientras tanto no la casara con ningún otro hombre. Pero el padre de Isabel la obligó a casarse con el aristócrata Pedro de Azagra, hermano del señor de Albarracín, porque según él era el marido ideal para su hija. Los esponsales de la joven Isabel con este noble fueron muy sonados y festejados en Teruel, con grandes campanadas de boda.

Al cumplirse los cinco años de la promesa en 1217, regresó Diego ya muy rico y famoso tras tomar parte en múltiples batallas. Al llegar y ver el ambiente festivo y engalanado de la villa, le informan que Isabel de Segura acaba de desposarse. Viendo que su amada Isabel estaba ya casada con otro hombre, pidió verla y en el momento de encontrarse uno enfrente al otro, Diego le pidió a Isabel un beso, ella se lo negó porque ya pertenecía a otro hombre y él sufrió tanto que en ese momento cayó desplomado en el suelo muriendo en el acto.

Al día siguiente, las campanas de boda han trocado sus tañidos por los de funeral. Una comitiva triste y silenciosa transporta el cadáver del infortunado amante depositándolo en el templo. Cuando van a comenzar los funerales, sale de entre el gentío una mujer con la cara velada que se acerca al fallecido: es Isabel de Segura que asiste al entierro de su eterno amado Diego. Y los turolenses vieron atónitos como la joven Isabel de Segura besó con pasión a su enamorado en los labios ya fríos y sin vida, cayendo muerta de repente sobre el cuerpo de Diego, cuando ella “le dio en muerte el beso que le había negado en vida”.

MOMIAS AMANTES TERUEL

El amor era tan grande que ambos murieron de dolor por su amor frustrado, por eso fueron enterrados juntos y así han permanecido hasta hoy. Su historia es conocida como la de “Los Amantes de Teruel”. Sus cuerpos fueron hallados juntos entre 1553 y 1555 en la Iglesia de San Pedro de la ciudad de Teruel, dentro de la capilla de los santos Cosme y Damián. El notario Yagüe de Salas documentó dicho hallazgo y también buscó entre los documentos antiguos en el que se dice, que por aquel entonces, fueron enterrados juntos. Nuevamente fueron desenterrados el 13 de abril de 1619. En 1950 sus cuerpos fueron otra vez desenterrados y colocados en una tumba de alabastro blanco en la que aparecen los rostros de los enamorados y yacen unidos por las manos, pero sin que se lleguen a tocar. El mausoleo de alabastro y bronce en el que actualmente reposan los restos de Diego de Marcilla e Isabel de Segura, cuyas manos no llegan a rozarse en símbolo de un amor no culminado, fue esculpido por Juan de Ávalos y es continuamente visitado por innumerables visitantes venidos de todas partes del mundo.

MANOS AMANTES TERUEL

En septiembre de 2005 se inauguró el nuevo Mausoleo de los Amantes de Teruel. El edificio, diseñado por el arquitecto Alejandro Cañada, consta de tres plantas y una superficie total expositiva de 350 metros cuadrados. Al acceder a él el visitante se traslada al siglo XIII y llega a conocer la verdadera historia de los Amantes. Además el conjunto escultórico de Juan de Ávalos puede ser, por primera vez, admirado desde una perspectiva adecuada. Por fin y después de un largo peregrinaje, los insignes enamorados reposan en este nuevo espacio museístico y de interpretación anexo a la Iglesia de San Pedro en el que se analiza el contexto social y cultural de esta historia.

La leyenda de “Los Amantes de Teruel” ha sido re-escrita más de 20 veces por plumas tan prestigiosas como la de Tirso de Molina, que la han llevado a la poesía, a la novela y al teatro. El maestro Tomás Bretón inspirándose en la obra de Harzenbush la elevó a la dignidad de la ópera. Con libreto del propio Tomás Bretón y dividida en cinco actos, se estrenó en el Teatro Real de Madrid el 12 de febrero de 1889. Fue adaptada al teatro por Rey de Artieda (1584), vertida en poema por Jerónimo de Huerta (1588) y en epopeya trágica por Juan Yagüe de Salas (1616), e inspiró la obra homónima de Juan Pérez de Montalbán (1638). La versión más célebre es el drama histórico de Juan Eugenio Hartzenbusch, escrita en 1836 y estrenada en 1837.

AMANTES TERUEL 2013

HIMNO A LOS AMANTES DE TERUEL

Manos que no se rozan, serenidad profunda con que un día la muerte vuestro rostro selló. Dormid, dormid, Amantes: vuestro cuerpo circundala tierra turolense que vida y muerte os dio. Soñad vuestra esperanza, y el amor inmolado, en un altar de gloria con fuego de dolor. Dormid, dormid, Amantes, que un pueblo enamorado hará que en vuestra tumba siempre brote una flor … Siempre brote una flor … Desde un trono de estrellas que os acoge en el cielo contempláis el respeto con el que os mira Teruel. Sois ejemplo perenne, esperanza y consuelo porque siempre habrá un Diego si existe una Isabel. En el blanco sepulcro que Teruel ha labrado con piedra de ilusiones y con cincel de amor, dormid, dormid, Amantes, que un pueblo enamorado hará que en vuestra tumba siempre brote una flor … Siempre brote una flor …

TRAJES MEDIEVALES PARA LAS BODAS DE ISABEL DE SEGURA

PRECIOSOS PRODUCTOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802