Brazaletes Celtas

El brazalete era para los celtas parte principal de su indumentaria, podía ser de metal o de cuero y se colocaba alrededor del brazo como adorno.  Los celtas eran pueblos indoeuropeos con presencia en la Península Ibérica desde el siglo X a.C. A lo largo del siglo VII a.C. se expandieron hasta el noroeste peninsular, especialmente por las montañas galaicas, astures y leonesas, y los valles del Ebro y del Duero. Algunos se mezclaron con las poblaciones locales dando lugar a los celtíberos. La población se dividía en tres grupos sociales: nobles, libres y esclavos.

Su economía se basaba en la ganadería, agricultura, artesanía y metalurgia. De estas actividades destacaba la ganadería y el trabajo con los metales, sobre todo con el hierro. Fabricaban armas, objetos de uso cotidiano como collares y brazaletes, útiles para los artesanos, aperos de labranza, ruedas para los carros, bocados y herraduras para los caballos, etc. Las zonas próximas a los recursos mineros son lugares de gran prosperidad.

Vivían en poblados fortificados que se situaban en lugares fácilmente defendibles, no necesariamente elevados pero que permitían el control del territorio circundante. En el noroeste peninsular se les denomina castros y sólo en la actual Galicia hay catalogados unos 2.000. Solían estar en importantes vías de comunicación o cerca de yacimientos de materias primas, como minas de hierro, oro o sal.

La religión formaba una parte fundamental de su existencia, en donde los druidas son la clase sacerdotal. Contaban con la ayuda y protección de diversas divinidades, participando en ritos que acompañan a la caza, la recolección y la guerra. Realizaban sacrificios antes y después de la batalla, reservando a los dioses parte del botín tomado al enemigo. Rendían culto a los antepasados y veneraban elementos de la naturaleza como el Sol, la Luna, los ríos, los montes, los bosques, las piedras, los relámpagos, etc.

VER BRAZALETES CELTAS

VER OTROS BELLOS BRAZALETES DE ÉPOCA