Miniaturas de espadas históricas

Las espadas históricas son piezas artísticas y culturales de exquisito valor y los coleccionistas son los que mejor lo saben. Existen miniaturas de espadas históricas que son perfectas réplicas de las originales, las cuales pueden adquirirse con sus propios expositores y tienen la ventaja de que siendo igualmente bellas y fidedignas, pueden colocarse en cualquier sitio o mueble al ser pequeñas.

Estas preciosas miniaturas pueden ser de espadas, sables, katanas, dagas, etc.  Entre las espadas históricas sobresalen las miniaturas de espadas templarias, la Tizona del Cid, de los conquistadores españoles, la mini-espada Gladius, la de Atila, la de William Wallace, la de Napoleón, Alejandro Magno, etc.

Otra de sus ventajas al ser más pequeñas es que son más económicas. Al ser tan atractivas, son muy apetecidas no solo por los hombres sino también por las mujeres y ellas saben que en sus casas, despachos y oficinas lucen muy bien.

VER MINIATURAS ESPADAS HISTÓRICAS

VER MINIATURAS SABLES

La Espada Falcata

La falcata es una espada de origen íbero, de uso anterior a la llegada de los romanos a la región. Se cree que tiene sus orígenes en los cuchillos en forma de hoz de la Edad del Hierro y que fue introducida en la Península Ibérica por los Celtas. Todo parece indicar que tiene un origen común con la Kopis griega y que no es una versión de ésta.

FALCATA IBERICA FUNCIONAL

Falcata significa “Espada en forma de Hoz”. Se caracteriza por ser una espada corta, en torno a los 50 centímetros de hoja. Era una espada que se utilizaba eminentemente con su filo, aunque la presencia de contrafilo, la parte opuesta al filo de la espada en su parte superior (en torno a una tercera parte) indica que se podía usar también como arma de estocada.

La falcata es cóncava en la parte inferior y convexa en la parte superior, esto le permite distribuir el peso de tal forma que le permite entregar el golpe con la fuerza de un hacha pero manteniendo el filo de una espada.

falcata-pre-iberica

Esta espada fue usada sobre todo por los pueblo Íberos y Celtíberos antes de la llegada del imperio romano, este tipo de espada lo podemos incluir en el género de “espadas de antenas”, siendo sin duda esta la más extendida en la Península Ibérica.

Es posible que la falcata tuviera una influencia sobre la Gladius, la espada romana, que era de unas dimensiones similares, tendiendo la Gladius en sus diseños posteriores la característica hoja recta. Esta influencia es posible que no fuera concretamente por la falcata, pero si por las “espadas de antenas” de origen celta y entre las que podemos incluir la falcata.

Falcata ibérica hispania de antena 3

Las crónicas romanas hablan sobre las falcatas, lo que demuestra lo impresionados que quedaron con estas espadas, en especial por la calidad del hierro con el que estaban elaboradas. Les sorprendió la flexibilidad y la capacidad de corte de la hoja, sin duda dos de las cualidades más importantes para una buena espada.

Las crónicas hacen referencia a la necesidad que vieron los mandos romanos tras las primeras batallas con los íberos de reforzar con hierro los escudos de sus tropas, probablemente impresionados por la gran capacidad de corte de las falcatas íberas.

Las hojas eran de tan buena calidad porque además de contar con un hierro de gran calidad sometían al mineral a un proceso de oxidación, enterraban el hierro entre dos y tres años, para de esta forma eliminar las partes más débiles y de menos calidad del hierro.

falcata-kopis-mango-de-caballo

Pasado este periodo de tiempo, se forjaban tres láminas que se unían en caliente para formar la hoja de la espada, la lámina central era más larga para poder ensamblar la empuñadura en ella. La empuñadura solía estar ligeramente desplazada del eje de simetría y consistía generalmente en una cabeza de caballo o de grifo que generalmente se unía a la guarda por medio de una cadena ligera.

Para reducir el peso de la espada se solían realizar en la parte no cortante de la espada surcos o canales, de esta forma el grosor era menor y se disminuía el peso. Las hojas solían decorarse con damasquinados, rellenando con hilos de plata los dibujos que se habían realizado anteriormente en la espada.

falcata-iberica

Estas espadas han recibido en los últimos tiempos mucha atención y popularidad, esto ha sido debido al gran éxito de la serie de televisión Hispania, basada en la conquista de la Península Ibérica por parte de los romanos. En ella podemos apreciar el armamento de los íberos entre ellos la falcata, considerada como el arma por excelencia de los íberos.

Otra falcata muy reconocida gracias al mundo del cine es la Falcata de combate de Alejandro Magno, a causa de la película Alejandro Magno de Oliver Stone, que fue un autentico éxito, la película del año 2004 mostraba a Alejandro usando una espada del tipo falcata.

falcata-iberica-funciona

VER MÁS FALCATAS

Cleopatra

Cleopatra en egipcio significa “gloria de su padre”, nació en el año 69 a.C. en Alejandría. Su padre fue Ptolomeo XII y su madre Cleopatra VI. Cuando ascendió al trono de Egipto, a los 18 años, Cleopatra ya había desarrollado un atractivo irresistible, fruto de una intensa educación y de su belleza. Su figura está ligada a los últimos años de la historia de Egipto, un período que supuso la decadencia de una larga estirpe: la de los Ptolomeos.

Tras la muerte de Alejandro Magno, sus generales se repartieron el inmenso imperio que él había reunido. Ptolomeo Lagos adquirió el territorio de Egipto, nombrándose faraón e iniciando la dinastía lágida, época que se conoce con el nombre de ptolemaica. Sus sucesores gobernaron Egipto concediendo poca atención a la milenaria cultura faraónica, mientras Roma dominaba el Mediterráneo.

Marco Antonio y Cleopatra. Marco Antonio era un general y político romano, amigo de Julio César, que había sido comandante jefe en su ejército. A raíz del asesinato de éste, persiguió a los culpables, Marco Bruto y Cayo Casio y además supo enfrentar al pueblo romano contra ellos y ganarse el apoyo y la inclinación de las gentes hacia él.

Se desencadenó una guerra civil entre los partidarios del triunvirato y los seguidores republicanos. Marco Antonio llamó en su ayuda a la reina Cleopatra, para que acudiera con sus naves a Tarso, en la actual Turquía, pero la reina no quería que Egipto entrara en una guerra civil de los romanos y tampoco se fiaba de él. Finalmente cedió a la reunión con la condición de que ésta se desarrollara en su propio barco, considerado donde fuere que estuviese anclado como suelo egipcio. Se encontraron en Tarso en el (41 a. C.). Aunque Egipto estaba al borde del colapso económico, Cleopatra navegó con los remos de plata, las velas púrpuras y todo el lujo al que estaba habituada, hasta se vistió como Afrodita, la diosa del amor. El encuentro duró cuatro días.

El resultado de este viaje fue que ambos personajes se enamoraron, que Cleopatra convino en prestarle la ayuda económica que le pedía a cambio de que Antonio ejecutase a su hermana Arsinoe IV, a quien consideraba una continua amenaza, como así se hizo, y que Marco Antonio decidió quedarse en Egipto al lado de Cleopatra. La pareja pasó junta en Egipto el invierno de 41-40 a. C. disfrutando de los máximos lujos y fiestas continuas. Pero los asuntos de Roma llamaban al general y en el año 40 a. C. tuvo que regresar a la capital del Imperio.

Allí cumplió con la promesa de casarse con Octavia, hermana de Cayo Julio César Octavio Augusto, el futuro primer emperador de Roma y sobrino nieto de Julio César. Octavio (que así se le llamaba entonces) era gran amigo de Marco Antonio, aunque con el tiempo y los acontecimientos, esta amistad se vio truncada.

Tras la marcha de Marco Antonio a Roma, Cleopatra dio a luz dos niños gemelos, Cleopatra Selene II y Alejandro Helios. No volvieron a encontrarse hasta cuatro años después. Él regresó a Egipto en otoño del 37 a. C., durante el curso de una campaña contra los partos, y contrajo matrimonio con Cleopatra (sin repudiar a Octavia).

Marco Antonio cedió a su esposa Chipre, Fenicia y Creta, y Egipto volvió a tener una extensión similar a la de los tiempos de los primeros Ptolomeos. Tuvieron otro hijo (Ptolomeo Filadelfo), llevaron juntos una vida de lujo y derroche, y nombraron a sus vástagos herederos de varios Estados satélites como Armenia y Cirene (34 a. C.).

VER PRECIOSA FIGURA BUSTO DE CLEOPATRA

VER MÁS FIGURAS EGIPCIAS Y DE CLEOPATRA

VER OTROS ARTÍCULOS EGIPCIOS

VER OTRAS MINIATURAS DECORATIVAS

Espadas de Cine

Forman parte de las espadas fantásticas, de esas armas blancas que surgen del diseño y están hechas expresamente para las películas y que se acaban convirtiendo en leyendas vivas y productos oficiales codiciados por coleccionistas y frikies.

Espada Oficial El Zorro

Hablamos de las Espadas de películas como Conan, la protagonizada por Arnold Schwarzeneger, Peter Pan, Xena; la princesa guerrera, Hércules, El Zorro, Braveheart con Mel Gibson, la Excálibur del Rey Arturo, Batman, Gladiator, Los Inmortales, Alejandro Magno, el Cid Campeador, la Guerra de las Galaxias o el Señor De Los Anillos …

Katana Espíritu del Último Samurái

Los ingenieros del séptimo arte agudizan su ingenio para mostrarnos las más intrépidas y originales armas convertidas en espadas. En ocasiones fantásticos ingenios que se encargan de atraer consecuentemente la atención de los tele espectadores en cada momento.

Espada Peter Pan

Algunas de estas espadas se fabrican en Toledo (España). No en vano todos sabemos que es la cuna del buen acero y del buen temple que siempre le ha caracterizado.

Sable Pirata

Cuchillos de Légolas

La nueva Atlantean de Conan 

VER MAS ESPADAS DE PELÍCULAS