Dagas de época

La daga se utilizaba como arma que complementaba a la espada, siendo más larga que un puñal, pero más corta que una espada. Su nombre proviene del latín vulgar daca y su tamaño oscila entre los 30 a 40 cms. de largo.

DAGA DECORADA CON VAINA

Las dagas más antiguas aparecen en el III milenio a. C., en la Edad del Bronce. Las dagas son símbolo de determinación y coraje. Generalmente la daga tiene doble filo y una guarda para proteger el puño. Entre las dagas históricas las más famosas son las romanas y las árabes, conocidas como gumias.

DAGA MANO IZQUIERDA

Los coleccionistas de estas hermosas piezas, pueden encontrar una gran variedad de dagas de diferentes épocas y estilos.

DAGA TEMPLARIA CON VAINA

Era un arma con gran capacidad para herir gravemente. Algunas dagas medievales tenían hojas rectas, mientras que otras tenían sus hojas diseñadas en forma de zigzag o curva, de manera que pudieran ser usadas y transportadas con facilidad en el campo de batalla.

Daga Testicular de lucha

Existen dagas de mano izquierda o “daga de vela”, destinada a parar el golpe del adversario, quebrar la punta de la espada enemiga y herir a corta distancia con el ataque. Este tipo de arma nació en Italia, pero pronto se extendió al resto de Europa.

Daga templaria con vaina decorada

En España, este tipo de daga llegó en el siglo XVII, con hoja triangular, ancho recazo, provisto de un rebaje para apoyar el pulgar, gavilanes rectos y cubre mano, curvado hacia la empuñadura, en forma triangular. La empuñadura era de madera recubierta por un torzal metálico.

daga-robin-hood-decorada

También se conoce la daga de orejas, llamada así por la morfología de la empuñadura, rematada por los discos u orejas, que hacen la función de pomo. Frecuentemente, la empuñadura y la hoja forman una sola pieza; otras veces, la empuñadura tiene dos cachas de hueso o marfil. La hoja suele presentar cuatro mesas y doble filo. Su aparición en Europa tuvo lugar en el Reino de Granada, durante el siglo XV, a finales de la Dinastía Nazarita.

Daga decorada con vaina1

Otra conocida es la daga estilete, que también recibió el nombre de “misericorde” (misericordia), comenzando a ganar fama durante la Alta Edad Media, donde era usado como arma secundaria por los caballeros para acabar con los caídos o los oponentes gravemente heridos que contaban con pesadas armaduras y que no se esperaba que sobrevivieran.

DAGA FORJADA CON HOJA DECORADA

La hoja robusta y puntiaguda, podía atravesar con facilidad la mayoría de las mallas de eslabones o encontrar su camino a través de las placas pectorales o las coyunturas de la armadura de un caballero. Un oponente seriamente herido,  recibía entonces un misericordioso “golpe de gracia”.

DAGA FUNCIONAL MANGO VERDE

VER MÁS DAGAS MEDIEVALES

VER NAVAJAS MEDIEVALES

VER CUCHILLOS DE ÉPOCA

VER OTRAS ARMAS MEDIEVALES

Mazas Medievales

La maza es una evolución lógica de las armas contundentes empleada en guerras y batallas gracias a su fácil y económica construcción. Estas armas comienzan a ser de nuevo populares de manera generalizada en la Europa de la Alta Edad Media, mientras que en otros lugares como la zona musulmana o Indo-pakistaní perduraron muchos siglos más.

Maza 3 cabezas, siglo XIV

Dado que estas armas requerían de poco adiestramiento militar, siempre fueron muy aceptadas entre las tropas comunes. Sólo hasta muchos siglos más tarde, las tropas de élite y la nobleza no las emplearon amplia y militarmente, sino que más bien se usaban como símbolo de estatus.

Maza de Azog, con licencia

Es al inicio del Medioevo cuando las mazas vuelven a popularizarse sobremanera con el formidable desarrollo de las armas defensivas. A partir de este momento, cuando las armaduras —sobre todo por el Arnés— comienzan a desplazar a los escudos, es cuando las mazas de armas desarrollan su vertiente “perforadora” gracias a las cuchillas afiladas de su cabeza de armas.

Pasando, pues, de ser un arma de poco estatus y consideración a un arma predilecta de los caballeros.

MAZA ARMAS MEDIEVAL

Dado que en la Edad Media las mazas vuelven a gozar del favor de la aristocracia como símbolo de poder y de jerarquía, comienzan además a realizarse portentosas y ostentosas mazas y mazas de armas de “parada” e incluso pontificadas, dejando la coletilla en la historia de “Bastón de mando”.

Maza europea caballeros s. XVI

Las mazas solían ser armas a una mano. La forma de su cabeza de armas pasa de tener formas esféricas, heredadas de sus antecesoras de piedra, a mostrar formas poligonales con aristas, de antorcha, a las versiones de “armas” propiamente dichas, en las que las cuchillas o aletas comienzan a trabajarse de forma más estilizada y efectiva para perforar armaduras de placas metálicas.

VER MÁS MAZAS MEDIEVALES

VER OTRAS ARMAS MEDIEVALES

Elegantes capas medievales para hombre y para mujer

La capa es una prenda de vestir larga y suelta que cubre el cuerpo, sin mangas, abierta por delante, con o sin capucha, estrecha por el cuello y ancha por abajo, se lleva sobre los hombros encima de otras prendas; suele ser de paño de lana y sirve de abrigo. Usada tanto por damas como por caballeros.

Era la más usual de las prendas empleadas para el frío en la Europa medieval, sobre todo por la simpleza de su confección; tuvo un breve resurgimiento en la moda decimonónica, y de esa época data el formato actual empleado en la ropa de gala.

Se conserva también en las prendas rituales que académicos y jueces emplean en situaciones formales.

En la Edad Media se llevaban diferentes mantos y capas. La principal materia prima de dicho abrigo era la lana. En los primeros siglos, se usó la capa romana abrochada con fíbula por delante o sobre el hombro derecho y también la guasapa o capa con capuchón.

Se considera que la capa era ya utilizada por los peregrinos europeos que empezaron a llegar a Santiago de manera regular en el siglo XI. Y está constatado su uso en el siglo XII. De esta época es el Codex Calixtinus que en el libro I señala que los peregrinos que regresaban del sepulcro de Santiago cosían en sus capas las conchas de vieira, como símbolo de la peregrinación, y marchaban con ellas muy alegres.

La capa casi siempre incluía capucha, sobre todo durante la Alta Edad Media. Las capas y mantos eran prendas propias de personas con un cierto nivel social.

En las épocas más antiguas, las capas usadas eran los cueros curtidos de los animales, que se colocaban en el dorso del cuerpo para protegerse del frio.

También se usaba la piel de zorro u otros animales para cubrir el cuello como una estola.

En definitiva, la prenda de abrigo común en todos los estamentos era la capa, que podía ser semicircular o rectangular, generalmente con capuchón, para cubrir la cabeza, dejando al descubierto únicamente el rostro.

VER CAPAS MEDIEVALES PARA HOMBRE Y PARA MUJER

VER PRECIOSA ROPA MEDIEVAL PARA HOMBRE PARA MUJER Y PARA NIÑOS