Linterna medieval para velas

La iluminación en la Edad Media era muy escasa, la noche era oscura y la gente rara vez abandonaba la seguridad de sus hogares, hasta el punto de que ir de noche por la calle era considerado algo sospechoso. En el interior de las casas y las cabañas sí había alguna iluminación, aunque solo fuese la trémula luz del hogar o chimenea, además de la cual seguramente se empleaban velas, candelas de junco o candiles.

linterna-medieval-para-velas

Por lo general, era más fácil obtener cera de abeja o sebo para hacer velas o candelas de junco, cuyo combustible era sólido, pero podía derretirse e irse depositando en capas alrededor de la mecha gracias al calor de su propia combustión. Se han conservado candeleros desde la Alta Edad Media. Acostumbraban a tener tres pies y un pincho de metal donde se clavaba la vela. El candelero de cañón apareció a finales de la Edad Media y acabó por sustituir al de pincho. Con el correr del tiempo, los candeleros se hicieron cada vez más grandes y más decorativos.

linterna-medieval-velas

La linterna es una adaptación especial del candelero. La candela normalmente iba encajada en un mechero, dentro de un receptáculo metálico, uno de cuyos lados era de cristal o de asta para dejar pasar la luz. Las linternas pasaron a ser de uso general a partir del siglo XIII y podían colgarse en el hogar o llevarse sin peligro alguno. La linterna de la Baja Edad Media ha experimentado pocos cambios, salvo el añadido de un reflector, hasta época reciente.

VER LINTERNA MEDIEVAL PARA VELAS

VER CANDELERO FORJADO A MANO

VER LÁMPARAS EN FORJA MEDIEVAL

VER OTRA PRECIOSA FORJA MEDIEVAL

Hermosas blusas medievales de mujer

Una blusa es una prenda de vestir, similar a la camisa, utilizada por mujeres. En términos generales, podría decirse que la blusa es para las mujeres y la camisa es para los hombres.

Las blusas raramente formaban parte del guardarropa de la mujer hasta la Alta Edad Media y llegaron a ser populares para la ropa campesina o tradicional.

Las blusas llegaron a ser comunes para un uso informal y práctico. Una blusa simple con una falda llana era el vestido estándar para la mano de obra femenina.

Desde entonces, las blusas no han dejado de ser una prenda del guardarropa. Las blusas se hacen de tela de algodón o de seda y pueden o no incluir cuello o mangas. También pueden contener detalles tales como colmenas o decoraciones bordadas.

Las blusas tienen botones invertidos a los de las camisas de los hombres. Es decir, los botones están normalmente en el lado izquierdo y los ojales en el derecho.

La razón de esto fue una costumbre fue introducida por tintoreros de modo que pudieran distinguir entre las camisas de las mujeres y las de los hombres.

En la Edad Media una forma de manifestar la abundancia era por el número de los botones que se usaban. Las criadas estaban a cargo de abotonar los vestidos de la señora (puesto que los botones estaban generalmente en la parte posterior). Cansadas de abotonar los botones al revés, comenzaron a invertir la dirección de los botones.

Las blusas eran utilizados mayormente por las mujeres medievales de clase media o baja, esta prenda femenina era más larga que la masculina. Llegaba hasta prácticamente los tobillos. Al principio era una prenda eminentemente interior, pero con el paso del tiempo se fue acortando, para acompañarla con el corpiño o el chaleco y la falda.

VER MÁS BLUSAS MEDIEVALES DE MUJER

VER BELLOS TRAJES MEDIEVALES PARA MUJER