Protección de las piernas del guerrero medieval

En la Europa medieval las robustas y pesadas armaduras construidas de placas de acero unidas entre sí, cubrían a los soldados de pies a cabeza. Hablaremos de la protección de las piernas, es decir, los miembros inferiores del cuerpo humano que se articulan con el muslo mediante la rodilla y con el pie mediante el tobillo.

Efectivamente, pudiera ser que las partes de la armadura que cubrían hasta las piernas, dificultaran la movilidad del combatiente, pero si no protegían sus piernas y rodillas podían ser fácilmente heridos en estas zonas y causar su total inmovilidad o su muerte segura.

A mediados del siglo XII los guerreros defendían sus piernas con calzas de malla y a finales del siglo XIII aparecieron en Francia las primeras grebas, que eran espinilleras de láminas de hierro que se fijaban a las pantorrillas mediante correas, apareciendo al mismo tiempo que las rodilleras metálicas.

Las brafoneras era otro tipo de protección para las piernas, algunas cubrían los pies, eran fabricadas con anillas de acero, es decir, como cotas de malla.

GREBAS LEÓN CUERO

También podía protegerse las piernas con elementos fabricados en cuero de animal, con la ventaja que podía dar mejor movilidad al combatiente.

La protección total de la pierna se hacía también mediante piezas articuladas en el siglo XVI, a lo que también se unían las escarcelas para proteger la ingle y reforzar la parte superior de la pierna.

VER PROTECCIÓN MEDIEVAL DE PIERNAS 

VER GREBAS MEDIEVALES

VER ESCARCELAS MEDIEVALES

VER OTRAS PIEZAS DE LAS ARMADURAS FUNCIONALES

Anillas para cotas de malla

Para hacer tú mismo una cota de malla, un verdugo en cota de malla, unos guantes de cota de malla, protección de piernas en cota de malla requieres, además de las anillas de cobre o acero, de unos alicates y un martillo y mucha paciencia.

Puedes ahorrar muchísimo tiempo si compras las anillas ya hechas porque será cosa de solo unir los anillos.

Para unir las anillas, el procedimiento sería coger cuatro anillas e introducirlas en una quinta.

Cuando tengas unas cuantas, las puedes unir utilizando otro anillo, y así, hasta formar una cadena.

Para juntar las dos cadenas, coge otro anillo y pásalo por los dos anillos inferiores de la cadena de abajo y por los dos anillos inferiores de la cadena de arriba, haces lo mismo con el siguiente y con los demás hasta llegar al final.

Si lo has conseguido, ya puedes hacer mallas, todo lo que queda es extender hacia donde quieras.

Y empieza ya el diseño de la pieza que quieras armar, ya sean guantes o cotas o cualquier otra protección.

Almófar, verdugo, cota de malla

Te servirá de guía este libro, pero lo mejor será tu imaginación y trabajo bien hecho.

VER ANILLAS PARA COTAS DE MALLA

VER COTAS DE MALLA

VER VERDUGOS

VER PIERNAS MEDIEVALES COTA DE MALLA

VER LIBRO COTA MALLA MEDIEVAL