Consigue todas las piezas de una armadura funcional

Una armadura funcional viene en diversas piezas, como son los gorjales, hombreras, brazales, grebas, petos, escarcelas, manoplas, codales, cotas de malla, guanteletes, verdugos, protección de piernas, cascos, escudos, etc. Cada una de estas piezas debe ser muy resistente y con un acero de calidad insuperable, ya que están fabricadas para prácticas o luchas reales de los deportistas del full contact o combates medievales o por recreacionistas luchadores.

Te expondremos cada una de estas piezas, las cuales podrás adquirir en conjunto o por separado. Comencemos de arriba hacia abajo del cuerpo humano, es decir, desde la cabeza a los pies. Empezamos con la protección de la cabeza con un casco:

Continuamos con la protección del cuello mediante el gorjal:

Seguimos con las hombreras para protección de los hombros:

Ahora la protección de los brazos mediante los brazales:

En esta protección de los brazos no pueden faltar las coderas o codales para proteger los codos:

Y, por supuesto, la protección de las manos con los guanteletes:

Ahora vamos con la protección del tronco, tanto en la espalda como en el pecho, a través del espaldar y los petos o pectorales:

Y para proteger las ingles tenemos las escarcelas:

Lo último, la protección de las piernas con las grebas para proteger las espinillas y tobillos o la parte inferior de la pierna:

Y para proteger la parte superior de la pierna y la rodilla, también existe esa pieza en la armadura funcional:

Los guerreros medievales también solían protegerse debajo de las armadura con cotas de malla de acero, que los salvaban de los cortes de las espadas y de otras armas cortantes y contundentes. Existe el verdugo de cota de malla para ayudar a la protección de la cabeza, el cuello y la boca:

Y la cota de malla que protege el tronco:

También la cota de malla que protege las piernas:

Y no podemos terminar sin mencionar el escudo, potente arma de ataque y de defensa que, aunque no se incorporaba o vestía al cuerpo, sí que protegía al guerrero contra los ataques de su oponente:

VER TODAS LAS PIEZAS DE LAS ARMADURAS FUNCIONALES

Espadas Mandobles

El mandoble es una espada de gran peso (hasta 4 kgs) y de grandes dimensiones (de 2 a 2.5 metros de largo), por lo que debe ser manejada con ambas manos. En los siglos XV y XVI fue empleada en combate de a pie, pensada para atacar eficazmente las armaduras de placas y cotas de malla, provocando en ocasiones fracturas o hematomas graves sin necesidad de perforar la armadura.

Sin embargo, su objetivo principal consistía en romper las filas de piqueros acorazados para permitir una ofensiva mayor, como las cargas de caballería.

MANDOBLE DE LOS REYES CATÓLICOS

La empuñadura de los mandobles abarca una quinta o cuarta parte del total de la espada, estaban dotados de guardia de largos gavilanes en cruz y solían estar rematadas por un pomo esférico o redondo, con lo que la muñeca izquierda podía rotar encima, lo cual permitía asestar rápidos golpes y estocadas a una distancia más que respetable.

ESPADA MONTANTE RENACENTISTA

Estas espadas se podían esgrimir también con una mano en la empuñadura y otra sobre el primer tercio, que no tenía filo, de forma que permitía un manejo correcto a corta distancia. Con el fin de potenciar este posible uso, o minimizar sus contrapartidas, se solían dotar también de púas en el inicio del filo, a modo de falsaguarda, para mejorar el agarre, evitar que la mano se deslizara hasta el filo y para prevenir que fuera la espada del adversario la que se deslizara por el filo hasta alcanzarle la mano.

MANDOBLE CARLOS V

Si bien a muchas espadas de mano y media se las ha llamado mandobles, como también se les ha atribuido demás nombres genéricos (espada larga, montante, espada bastarda, espadón), hubo un tipo de espada de este tipo, de grandes dimensiones, surgida en Europa por el siglo XV que fue conocido con el nombre de mandoble.

ESPADA CLAYMORE FUNCIONAL

VER MÁS ESPADAS MANDOBLES

VER TODO TIPO DE ESPADAS

Espadas Celtas

Los celtas no solo eran buenos guerreros sino que hacían de la guerra un arte. Se agrupaban en clanes con un fuerte concepto de familia. Llegan a la Península Ibérica hacia el siglo VIII A.C., antes que los griegos. Celtas e íberos, desarrollan una original fusión cultural. Los celtas eran especialmente expertos en el trabajo primario del metal (Edad de Hierro) que se reflejó en sus armas, especialmente en espadas, cuchillos y dagas, al igual que cascos y cotas de malla.

Espada Celta forjada a mano

Las más famosas son sus espadas celtas de antenas que eran largas y pesadas y de las que los celtas se sentían muy orgullosos y seguros en la batalla, con empuñadura sólida y con un pomo en forma antropomórfica de antena que podía estar recubierto con pan de oro o con incrustaciones de materiales preciosos, como ámbar y marfil y las vainas se adornaban con hermosos motivos grabados.

Espada Celta de antenas. Acabado en viejo.

La Téne era otra de sus espadas más conocidas, era de doble filo y hoja recta de unos 60-90 cm, muy pesada y contundente, su uso se extendió por toda la Galia y por vastas zonas del mundo ibérico, sobre todo la zona nororiental. Los romanos temían mucho este tipo de armas y se horrorizaban por las terribles heridas que causaban.

VER MÁS ESPADAS CELTAS