El primer Pesebre o Belén viviente en la Edad Media

El pesebre viviente lo inventó San Francisco de Asís, el santo de la humildad y de la pobreza, en la Navidad de 1223, en el pueblo de Greccio, en Italia. Francisco estaba débil y enfermo y pensando que aquella sería su última Navidad en la tierra, quiso celebrarla de una manera distinta y muy especial. Un amigo de San Francisco llamado Juan Velita era dueño de un pequeño bosque en las montañas de Greccio, y en el bosque había una gruta que al santo le parecía muy similar a la cuevita de Belén donde nació Jesús, lugar que Francisco había conocido en su viaje a Tierra Santa, en 1219, en plena época de las Cruzadas. Juan y Francisco se pusieron de acuerdo para hacer allí un pesebre vivo y juntos lo prepararon todo, en secreto, para que fuera una sorpresa para los habitantes del pueblo.

Entre la gente del pueblo, Francisco y Juan escogieron algunas personas para que representaran a María, a José, a los pastores y a un hermoso bebé para que representara a Jesús. Les hicieron prometer que no dirían nada a nadie antes de la Navidad y siguiendo el relato del Evangelio de San Lucas prepararon la escena del nacimiento. La noche de Navidad, cuando todas las familias estaban reunidas en sus casas, las campanas de la iglesia empezaron a sonar y sorprendidos todos los habitantes de Greccio salieron de sus casas para ver qué estaba sucediendo. Entonces vieron a Francisco que desde la montaña los llamaba y les indicaba que subieran donde él estaba.

Alumbrándose con antorchas, porque la noche estaba muy oscura y hacía mucho frío, todos se dirigieron al lugar indicado y cuando llegaron quedaron tan admirados que cayeron de rodillas. Era como si el tiempo hubiera retrocedido muchos siglos y se encontraran en Belén, celebrando la primera Navidad de la historia: María tenía a Jesús en sus brazos y José, muy entusiasmado, conversaba con un grupo de pastores y pastoras, que no se cansaban de admirar al niño que había acabado de nacer. Después, cuando todos se calmaron, se celebró la Santa Misa. Terminada la Eucaristía, San Francisco de Asís, lleno de amor y de alegría, les contó a todos los presentes la hermosa historia de la Navidad. Tres años más tarde, Francisco de Asís murió, dejándonos esta hermosa costumbre de hacer el pesebre todos los años para la Navidad.

La venida de los Sabios de Oriente o los Tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltazar) al pesebre de Belén llevando oro, incienso y mirra al Niño Rey, Dios y Salvador, simbolizan el conjunto de la humanidad que ve y conoce al Salvador y le rinden homenaje y regalos. De ahí la tradición de los regalos de Navidad y/o de los Reyes Magos en el mundo cristiano, ya sea el 24 de Diciembre o el 6 de enero de todos los años.

VER PRECIOSOS REGALOS DE TEMÁTICA MEDIEVAL PARA NAVIDAD O REYES

Preciosas camisetas medievales

Una buena manera de mantener el toque de la Edad Media en nuestros tiempos, es la de vestir ropa con ”guiños” de la Edad Media, como lo son estas camisetas. Todas ellas tienen una reseña de la época medieval, en forma de escudo, estandarte o sello impreso en ella.

La camiseta es una prenda de vestir por lo general de mangas cortas, cuello redondo, sin bolsillos y sin botones a lo largo de su parte frontal. Todas están hechas en algodón 100% , con un peso de 180 gramos.

Las camisetas se suelen personalizar con serigrafías, impresiones en vinilo, bordados u otros elementos decorativos lo cual refuerza el carácter desenfadado de la prenda. Como éstas que os mostramos al estilo medieval y también romano, espartano, griego y egipcio.

Desde los años noventa han surgido este tipo de prendas y se podría afirmar que desde los años cincuenta son todo un símbolo del modo de vida Occidental, extendido mundialmente. 

VER MÁS CAMISETAS MEDIEVALES

VER MÁS ROPA MEDIEVAL

Baúles, cajas y cofres medievales

Durante los siglos XIV y XV se documenta la existencia de baúles, de cofres y de arquetas en diferentes categorías y modelos, desde las más sencillas a las utilizadas por las clases altas de la sociedad. Eran baúles o cofres destinados al uso cotidiano, ya fuera para guardar cosas o para sentarse.

SET 3 BAÚLES MEDIEVALES

El baúl generalmente tiene la tapa convexa, cubierto por lo común de piel. Era un mueble grande realizados en madera, en el que se guardaba las propiedades más valiosas de la casa por estar dotados de cerraduras o herrajes. Se utilizaban también para guardar aquellos bienes que podrían estropearse o ensuciarse como vestidos, lienzos, telas o brocados.

Cofres cortesanos

El cofre es una caja resistente de metal o madera con tapa y cerradura para guardar objetos de valor. Es un mueble muy parecido al baúl, pero más pequeño. Los cofres de marfil o de plata o de bronce esmaltado, bastante comunes en la Edad Media eran arquetas para guardar joyas o para contener reliquias.

Caja medieval mapamundi

Existen diferentes denominaciones:
1. Si el arcón tiene la cubierta convexa o abombada se le llama cofre.
2. Si su utilización es la de gran maleta para servir en los viajes, se denomina baúl.
3. Cuando la cubierta de los arcones se presenta plana o inclinada a dos vertientes se llama arqueta.
4. Si la cubierta tiene forma de pirámide truncada se denomina arqueta tumbada que es propia del estilo árabe.

Caja medieval

También existían las cajas que son recipientes rectangulares, con una abertura que se cubre con una tapa, cuya función principal es guardar objetos. Las cajitas medievales eran generalmente de madera donde se guardaban pequeños objetos de valor o de calidad y así protegerlos y agruparlos. Se les llama desde entonces cofres-

VER MÁS BAÚLES, CAJAS Y COFRES MEDIEVALES

VER PRECIOSA DECORACIÓN MEDIEVAL