Caballeros medievales montados a caballo

Los guerreros medievales a caballo, a finales del siglo X, eran caballeros que se habían convertido en el cuerpo militar más importante y poderoso de la época porque solamente ellos poseían el necesario entrenamiento militar y la suficiente riqueza para mantener las armas y los caballos necesarios para poder desarrollar su forma típica de combate. Era la famosa caballería medieval.

Caballo Caballero Alemán decorada - Caballeros medievales montados a caballo

Un caballero era un hombre de noble cuna que habiendo servido en su primera juventud como paje y escudero, era luego ceremonialmente ascendido por sus superiores al rango de caballero. Durante la ceremonia el aspirante solía prestar juramento de ser valiente, leal y cortés, así como proteger a los indefensos, que era lo que se denominaba el código de caballería. Convertido en ideal caballeresco, fue un importante componente de la ideología justificativa de la función de la nobleza en la sociedad estamental, y se expresó en la denominada literatura caballeresca y en todo tipo de obras de arte.

Caballo caballero español en plata - Caballeros medievales montados a caballo

Los caballeros nacieron de la necesidad de defender los dominios feudales (nobiliarios o eclesiásticos, ambos vinculados en las mismas familias) contra toda clase de enemigos, incluyendo los pillajes y rapiñas y los salteadores de caminos. Los caballeros defendían los intereses de aquellos de quienes dependían, es decir, de los señores que les mantenían.

Caballo Príncipe Valiente en plata - Caballeros medievales montados a caballo

Así como en los origen de los caballeros predominaba el espíritu guerrero, en los primeros relatos artúricos se daba mayor énfasis al valor militar, a los hechos de guerra y a las descripciones de las batallas. La iglesia procuró moderar los excesos bélicos con instituciones como la tregua de Dios y encauzó el apetito de combate de los milites hacia objetivos más acordes con el espíritu cristiano: la lucha contra las injusticias y la lucha contra los infieles.

MINIATURA ARTESANAL DE CABALLERO TEMPLARIO CON ARMADURA A CABALLO - Caballeros medievales montados a caballo

Dentro de esta estructura feudal, los caballeros mantenían un feudo que un señor les había concedido, a cambio de rendirle homenaje y prestarle servicio con las armas. A su vez este señor podía ser vasallo de otro señor más poderoso, o el caballero ser servido por otros caballeros de inferior rango. Con el paso del tiempo eran muchos los milites, a veces de baja extracción social, que querían convertirse en caballeros, por lo que se impuso una prueba selectiva, que acabó por tomar la forma de un rito de iniciación, bendecido por la Iglesia, llamado espaldarazo o palmada. Como su nombre indica, el rito consistía en el golpe solemne dado al principiante por su padrino o caballero que le había instruido y le introducía en la Caballería.

MINIATURA ARTESANAL DE CABALLERO CON CAPA ROJA A CABALLO - Caballeros medievales montados a caballo

El prestigio que adquirió la citada ceremonia y el carácter sagrado que le confirió la Iglesia, provocó que muchos nobles de nacimiento se hicieran armar caballeros. Con el tiempo, hacia el siglo XIII, nobleza y caballería acabaron confundiéndose, aunque en general los nobles eran los responsables de mantener la paz debido a su asunción de autoridad real, y a veces a un especial carisma basado en su descendencia de héroes o santos, mientras que los caballeros eran sus auxiliares, sin un linaje distinguido y con poca o ninguna tierra.

Miniatura caballero templario a caballo

No obstante, se debe resaltar que el título de caballero no es parte del escalafón feudal en sí, sino que puede atribuirse a señores de muy distinto rango. Ejemplos de ello son Ricardo III de Inglaterra, que antes de ser rey fue duque de Gloucester y fue armado caballero, o Eduardo el Príncipe Negro, que era príncipe de Gales y duque y fue armado caballero tras la batalla de Creçy.

Caballo Príncipe Negro decorada - Caballeros medievales montados a caballo

Se ha identificado la evolución de la caballería en distintas épocas como el esplendor de la “caballería heroica” en la plena Edad Media, la de los cruzados y los reyes santos (San Luis, San Fernando, San Ladislao, San Esteban), el ocaso de la “caballería galante” esa época de la Edad Media, más preocupada del amor cortés y los torneos y menos austera.

Miniatura artesanal de caballero con capa roja a caballo

En los primeros relatos (Cantar de Roldán) la caballería o caballerosidad se identifica con la acción valerosa en el campo de batalla. Sin embargo, a partir del siglo XII ésta se entiende como un código social, moral y religioso de conducta caballeresca, haciendo hincapié en las virtudes de coraje, honor y servicio.

Caballo con caballero - Caballeros medievales montados a caballo

Otros ideales caballerescos eran el código de conducta del caballero medieval como el valor, la defensa, la humildad, la justicia, la generosidad, la templanza, la lealtad, la nobleza y la fe en Dios. Un ejemplo de estos ideales los personificaba El Cid, quien siempre antes de una batalla, la encomendaba a Dios y sabía que de Él dependía la suerte del éxito. El Cid atribuía el éxito de las batallas al coraje de sus soldados y repartía proporcionalmente las riquezas ganadas en la batalla y además era generoso con los enemigos derrotados como el conde Berenguer. El Cid pudo haber matado a los infantes de Carrión pero prefirió que se hiciera un juicio y castigarles justamente.

Figura caballero medieval pintada - Caballeros medievales montados a caballo

VER CABALLEROS MEDIEVALES MONTADOS A CABALLO

VER MINIATURAS DE GUERREROS A CABALLO

VER PRECIOSAS MINIATURAS MEDIEVALES PARA DECORAR

VER MÁS DECORACIÓN MEDIEVAL

El Cid Campeador: Tizona, Colada, Jimena y Bavieca

Rodrigo Díaz de Vivar, conocido como el Cid Campeador, fue un caballero castellano del siglo XI, que de forma independiente y sin prestar vasallaje a ningún rey consiguió conquistar el Levante español, instaurando su capital en Valencia.

ESPADA TIZONA CID CON PUÑO CINCELADO

Estas andanzas inspiraron el más importante cantar de gesta, el Cantar de Mio Cid. El apelativo Cid proviene del árabe “sidi” que significa señor. Rodrigo entró de joven al servicio del Infante Sancho de Castilla, que más tarde llegaría a ser el rey Sancho II de Castilla, donde aprendió a manejar las armas y recibió una educación, puesto que se sabe que sabía leer y escribir.

Fue nombrado Caballero por el rey Sancho II del que recibió la máxima confianza y favor, como magnate de su séquito, una función similar a la de escudero. Sus primeras incursiones en la batalla fueron durante la Guerra de los Tres Sanchos, en las que los tres hermanos Sancho II de Castilla, Alfonso VI de León y García rey de Galicia lucharon por unificar el reino que les dejo su padre. Sancho salió victorioso de esta contienda y adoptó el nombre de Sancho II de León y Rodrigo recibió su apelativo de “Campeador”, batallador en lides campales por su importante contribución a la victoria de su señor.

Espada Colada Cid

Tras esto, la infanta doña Urraca que era hermana de estos, apoyó una rebelión en Zamora contra el rey Sancho II, y éste decidió sitiar la ciudad para acabar con la rebelión, desafortunadamente este murió durante el sitio, no se conoce exactamente la causa de la muerte, aunque se apunta que pudo mediar la traición por parte de algún noble.

Rodrigo Díaz de Vivar, El Cid Campeador

Por este motivo Rodrigo Díaz pasó al servicio del rey Alfonso VI que asumió el reino unificado, manteniendo buenas relaciones con éste, que supusieron un buen matrimonio con Doña Jimena, que era una noble asturiana bisnieta de Alfonso V de León, que le proporcionó tres hijos (Diego, María y Cristina).

La Espada Tizona del Cid original

Se considera que sus desavenencias con el rey Alfonso VI pudieron empezar durante un viaje que Rodrigo Díaz realizó al reino de Sevilla bajo el dominio del rey Almutamid, para cobrar las parias que este pagaba al re Alfonso VI a cambio de su protección. Durante su estancia en reino se produjo un ataque del reino de Granada en el que figuraba un noble caballero castellano, García Ordoñez.

Charlton Heston convertido en 'El Cid' frente al castillo de Belmonte

El Cid como es lógico ayudo a defenderse al rey de Sevilla y derrotó al ejército de Granda haciendo prisionero al noble castellano. Aunque se piensa que el saqueo por parte de Rodrigo Díaz de la parte oriental del reino del Taifa de Toledo, zona que estaba bajo la protección de Alfonso VI tras repeler una incursión de tropas andalusíes.

Tras esto el rey desterró al Cid y marcho en busca de un nuevo señor, encontrándolo en el rey de Zaragoza, Al-Muqtadir, quien enfermó gravemente y fue sustituido por su hijo al frente del reino. En esta época sobre todo combatió con el rey Sancho Ramírez y con Mundir que era hermano de su nuevo señor.

ESPADA TIZONA CID EN ORO

El rey Alfonso VI cercó Zaragoza y ante la necesidad de nobles caballeros que defendieran su reino se reconcilió con Rodrigo y le indultó.

En Cid marchó rumbo al Levante para proteger la zona de los ataques de Mundir, llegando a conquistar Valencia. Aquí es donde empieza el segundo destierro del Cid, puesto que el rey le ordenó que marchase contra los ejércitos que sitiaban la ciudad de Aledo en Murcia, no llegando a presentarse y suponiéndole su segundo destierro.

ESPADA COLADA CID

Tras esto el Cid decidió centrarse en el Levante pero bajo sus propios intereses y no siguiendo a ningún rey, de esta formo logró llegar a ser la persona más importante del Levante español, contando con protectorados en las plazas de Valencia, Lérida, Tortosa, Denia, Albarracín, Alpuente, Sagunto, Jérica, Segorbe y Almenara, lo que propició la invasión por parte de una coalición formada por el rey Alfonso VI, el rey Sancho Ramírez de Aragón y Berenguer Ramón II, con el apoyo de las flotas de Pisa y Génova. Aunque el retraso en la llegada de éstas hizo que el rey Alfonso VI no pudiera mantener el asedio.

Sacacorcho Tizona del Cid
Sacacorcho Tizona del Cid

El Cid que se encontraba en esos momentos en Zaragoza lanzó como represalia una serie de saqueos sobre La Rioja, y ningún reino cristiano podía hacer frente a su poder. Solo el potente imperio almorávide podía hacerle frente, por lo que Rodrigo decidió cambiar de estrategia y conquistar la plaza fuerte de Valencia para fundar su heredad. Tras un año de sitio la conquistó y se nombro Príncipe Rodrigo el Campeador.

Espada Tizona del Cid infantil acabados oro o plata vieja

El Cid falleció finalmente en el año 1099 y su mujer Jimena con la ayuda de su yerno Ramón Berenguer III consiguió defender la ciudad hasta el año 1102 en que tuvo que cederla finalmente.

Espada Tizona para Bodas

Si famoso era el Cid no menos famosos son por ejemplo su caballo Bavieca y sus espadas Tizona y Colada.

Babieca era un caballo norteafricano de gran agilidad y velocidad, características estas muy apreciadas en un caballo de batalla, el nombre de Babieca se añadió en el Cantar de Mio Cid, puesto que antes no se le conocía nombre alguno. Se dice que la última vez que lo montó fue muerto, lo colocó su esposa sobre Babieca para atemorizar a sus enemigos haciéndoles pensar que todavía estaba vivo. Nunca más nadie volvió a montarlo.

En cuanto a las espadas Tizona y Colada.

Espada Colada para Bodas

Tizona según la leyenda pertenecía al rey Búcar de Marruecos, y la consiguió en la toma de Valencia, y se la entregó a sus yernos los Infantes de Carrión, pero finalmente volvió a su poder y se entregó a su sobrino Pedro Bermúdez. Se describe la espada como una espada con empuñadura de hierro negro, hoja de dos filos. En la hoja figuraba la inscripción “Io soi Tisona fue fecha en la era de mile quarenta”.

Escudo medieval del Cid Campeador en madera decorada
Escudo medieval del Cid Campeador en madera decorada

La espada Colada fue ganada al conde de Barcelona y recibía este nombre por ser una espada hecha con hierro colado, es decir libre de impurezas. Al igual que la Tizona se la regaló a los Infantes de Carrión, y posteriormente la recuperó y acabó entregándosela a Martín Antolínez.

Espada Tizona Cid lujo

VER MÁS DEL CID CAMPEADOR

Castillo de Belmonte

El Castillo de Belmonte es una fortaleza que se eleva en el cerro de San Cristóbal, a las afueras de la villa de Belmonte, en la Ruta del Quijote, al suroeste de la provincia de Cuenca; el Castillo de Belmonte es uno de los castillos más emblemáticos de la historia de España. Recién renovado,  está en un estado magnífico y precioso, digno de contemplarlo.

desde-pinos-esteban

Fue construido en la segunda mitad del siglo XV, por orden de don Juan Pacheco, primer Marqués de Villena.  En 1474, fecha de la muerte de Juan Pacheco, aún no estaban concluidas las obras. Su hijo, Diego López Pacheco, continuó en parte la obra, sin prestar mucha atención, dejando diversos detalles como el almenaje por terminar.

entrada-anonima

El Castillo de Belmonte fue construido como fortaleza-palacio, para la defensa y el ataque y, por otro lado, como residencia lujosa. Hoy en día pertenece a la Casa Ducal de Peñaranda.

patio-esteban

La planta del castillo es muy peculiar, denominada de “estructura atenazada”, construida sobre un triángulo equilátero. El recinto principal se rodea de una barrera de exquisita construcción que defiende las partes más bajas. Esta barrera tiene tres puertas.

ocaso-theo-2

Su interior palaciego decorado con lujosas techumbres mudéjares en sus salones y galerías, así como su “bestiario medieval” esculpido en piedra, no tienen parangón en España y, sin duda, hacen de este castillo uno de los más representativos de España.

salon-emperatriz-esteban

El Castillo de Belmonte, además, ha aparecido en varias películas como El Cid, protagonizada por Charlton Heston y  Sofía Loren, Los señores del Acero, Juana la Loca y el Caballero Don Quijote.

Charlton Heston convertido en 'El Cid' frente al castillo de Belmonte

Además de haber albergado  este año  el primer campeonato mundial  de Combate Medieval  que se celebraba en España. Un espectáculo que mereció ser visto, en esa inmejorable localización.

13586121784_ed90d3a982_z

Visitar el Castillo de Belmonte, nos da la fantástica posibilidad de transportarnos siglos y siglos atrás en el tiempo. Además la localidad de Belmonte cuenta con otros monumentos y lugares de interés turístico y con una gastronomía exquisita.

DibujoDibujo


VER PRECIOSOS OBJETOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL