Espadas del Gran Duque de Alba

Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel también llamado el Duque de Alba, fue un noble militar español. Fue el hombre de mayor confianza y obediencia de los reyes de España Carlos I y Felipe II. El Duque de Alba es considerado por los historiadores como el mejor general de su época y uno de los mejores de la historia, aparte de ser el representante más importante de la familia de los Álvarez de Toledo.

Espada del Gran Duque de Alba

Gracias a sus esfuerzos en favor del catolicismo recibió una Rosa de Oro del papa Pablo III. Sus hazañas militares contribuyeron a que España alcanzase su apogeo durante el siglo XVI.

El Gran Duque de Alba nació en Piedrahita, provincia de Ávila, el 29 de octubre del 1507. Estuvo siempre al servicio de los monarcas españoles, teniendo una gran dedicación a las armas, hasta tal punto que a los seis años acompaño a su abuelo a Navarra con el ejército que la tomó. Con diecisiete años se unió, sin avisar a su familia, a las tropas del Condestable de Castilla Iñigo de Velasco. En 1532, siendo ya Duque de Alba, acudió a la llamada de Carlos V y marchó a Viena para defenderla del imperio Otomano. No tuvo que entrar en combate ya que el imperio Otomano se retiro al ver el ejército imperial formado de más de 200.000 hombres.

Cuado del Gran Duque de Alba

En 1535 tuvo la ocasión de enfrentarse contra el imperio Otomán donde venció al Barbarroja que defendía la ciudad de Túnez. El primer servicio que prestó al rey Felipe II fue acompañarlo a Inglaterra con motivo de su matrimonio con María Tudor, siendo uno de los 15 Grandes de España que asistieron a la boda.

espada-duque-de-alba-dorada

Gracias a su fama militar y a sus victorias en distintas batallas fue llamado otra vez por Felipe II, que le necesitaba para la conquista de Portugal. El Duque de Alba estaba al frente del ejército, siendo llamado Capitán General en junio del año 1580. A finales de agosto del mismo año consigue derrotar el ejercito de del General Diego de Meneses en la batalla de Alcántara. Tras la victoria el Rey Felipe II nombra al Duque Condestable de Portugal y I Virrey de Portugal, máximos cargos después de la figura del soberano.

La espada del Gran Duque de Alba

Finalmente el Duque de Alba falleció en Lisboa el 11 de diciembre del 1582 a la edad de setenta y cuatro años. Consiguió grandes victorias empuñando su espada con gran valentía derrotando a los enemigos de España y del cristianismo. Fue enterrado en el convento de de San Leonardo. En 1619, sus restos fueron trasladados al convento de San Esteban de Salamanca, y posteriormente al monasterio de El Escorial, donde reposan hasta día de hoy.

VER ESPADA DEL GRAN DUQUE DE ALBA

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS

Ajedreces de colección: medievales, romanos, egipcios

El juego de ajedrez medieval lo componen el tablero y las piezas colocadas en posición inicial simulando un campo de batalla con dos ejércitos diferenciados que entran en combate. Tiene 64 casillas, la mitad de color claro y la otra mitad de color oscuro.

AJEDREZ EGIPCIO

Hay quienes sitúan su origen en la India, cuyo inventor fue un brahmán llamado Sissa Ben Dahir quien lo concibió como distracción y ocio de un rey; tal fue el éxito en la corte de dicho rey que ofreció a tan brillante inventor que eligiera su recompensa. El brahmán solicitó que le fuera concedido un grano de trigo en la primera casilla del tablero, dos en la segunda, cuatro en la tercera, ocho en la cuarta y así seguir doblando la cantidad hasta totalizar las 64 casillas del tablero.

ajedrez-moros-y-cristianos-28x28-cms

Otros sostienen que su origen fue en Grecia y su inventor fue Palamedes, combatiente en la guerra de Troya. También se atribuye la creación del juego a los egipcios en tiempos faraónicos. La cultura árabe tiene una fuerte tradición del ajedrez y fueron los grandes maestros de este juego inteligente.

AJEDRECES DE COLECCIÓN

A Europa el ajedrez medieval llega en plena Edad Media: según certifica un documento que se conserva en el Archivo Histórico de la Corona de Aragón, el Conde de Urgel legó en su testamento del año 1010 su tablero de ajedrez con todas las piezas, a una abadía. Tal vez uno de los documentos más importantes sea el del Rey Martín El Humano, de 1410, en el que se encuentran tres cartillas dedicadas a tableros y piezas de ajedrez de distintos materiales.

AJEDREZ DE DON QUIJOTE

Ya pasada la primera mitad del siglo XI, el documento que más nos interesa es la valiosísima carta de Damiani, arzobispo de Ostia, quien en 1061 escribió al Papa Alejandro II dándole cuenta del castigo que había impuesto a un prelado de su diócesis que se entretenía jugando al ajedrez. El ajedrez era en España y en otros países del Occidente medieval cristiano, una de las disciplinas que debía cultivar el futuro caballero, junto con los deportes ecuestres, la caza y la buena lectura (como las Sagradas Escrituras).

Ajedrez romanos y egipcios

Los medievales sólo podían entender un juego como el ajedrez siempre y cuando, junto al rey, se encontrase la figura de la reina.  Existe un códice sobre el ajedrez que compuso el Rey Alfonso X de Castilla, conservado en el Palacio de El Escorial.

ajedrez-perros-y-gatos-40x40x2-cms

El ajedrez se consideraba un juego de guerra y formaba parte de la educación de todo caballero. Los países europeos en los que más se extendió este juego fueron España e Italia. Los tableros y las piezas de ajedrez eran bienes valiosos y muchas veces aparecen en los testamentos como parte destacada de una herencia.

Ajedrez de los hechiceros, Harry Potter

VER MÁS AJEDRECES DE COLECCIÓN

VER OTROS JUEGOS MEDIEVALES DE MESA