El Morrión Medieval

El morrión es un casco que apareció en la Castilla de principios del siglo XVI que cubría la cabeza de los antiguos caballeros; su forma era algo cónica y contaba de ordinario con una cresta casi cortante. También tenía ala ancha, levantada y abarquillada que terminaba en punta por delante y por detrás. En la cumbre o cimera, casi siempre curva, presentaba bien una especie de gancho, uña o botón, bien una punta afilada. Aunque el morrión lo utilizaban particularmente la infantería o los peones, no por eso dejaban de llevarlo los caballeros y personajes notables a causa de ser más ligero que el yelmo y dejar el rostro descubierto para poder respirar más fácilmente.

MORRION PAVONADO FUNCIONAL

Asociado popularmente sólo a los tercios españoles del Siglo de Oro y a los conquistadores de América, el morrión fue usado en la mayor parte de los países europeos en los siglos XVI y XVII. El morrión era un casco en forma de media almendra para hacer resbalar los golpes, tenía en su interior un capacete de tres o cuatro correas cruzadas, que apoyaban en la cabecera, daban ventilación al casco y amortiguaban los golpes verticales. Unas alas casi horizontales contribuían a que los golpes verticales no llegaran al cogote, las orejas o la cara.

MORRION FUNCIONAL

Con el morrión no se usaba almófar, quizás para dar más libertad de movimiento y mejor capacidad auditiva a sus usuarios que, siendo casi siempre tropas de a pié, tenían que disponer de una protección cómoda y eficaz al mismo tiempo, así como permitirles oír las órdenes de sus mandos en el fragor de la batalla. Por esta causa, además, los soldados de los Tercios tenían terminantemente prohibido gritar en la formación antes del combate. Sólo en el momento del contacto con el enemigo se les permitía gritar “¡España!” o “¡Santiago!”

MORRION CONQUISTADOR ESPAÑOL

Los morriones estaban formados por tres partes. Una, el cuerpo principal del casco, obtenido de una sola pieza batiendo una chapa hasta darle la forma deseada, o bien formado por dos mitades en los modelos de peor calidad. Otra, el ala, casi siempre provista de un reborde más grueso para detener golpes de filo dirigidos contra la cara. Se elaboraban partiendo de dos mitades unidas en las puntas mediante soldadura. Y otra, la cresta, en caso de llevarla. Esta se formaba uniendo también dos mitades debido a que, por su anchura, obviamente era hueca, ya que en caso contrario haría el morrión extremadamente pesado y no aportaría con ello más protección. Aunque hubo morriones con tres crestas, la superior y dos más pequeñas, una a cada lado, en España no fueron en modo alguno habituales, optándose casi siempre por una única cresta más o menos grande.

Casco Morrión español sin cresta

VER MORRIONES MEDIEVALES

VER CASCOS HISTÓRICOS

Tipos de cascos medievales

Los tipos de cascos medievales han variado y evolucionado a lo largo del tiempo según las necesidades de cada pueblo guerrero. Hoy en día tenemos una gran variedad de cascos medievales como por ejemplo el capacete, el bacinete, la capelina, el morrión, la barbuta, la celada, etc.

Casco templario con cruz frontal y lateral

El Capacete es un tipo de casco medieval que protegía la cabeza y a veces parte de la cara. Hay capacetes que tenían facial o nasal para proteger la cara completa o solo la nariz. Hay distintos modelos de capacetes dependiendo de la zona de donde provienen ya que cada nación los modificaba según sus gustos.

Modelos-de-capacete

El Bacinete es un tipo de casco de hierro en un principio hemisférico y más tarde puntiagudo usado en la Edad Media desde el siglo XI hasta el primer tercio del siglo XV. A continuación podrá ver distintos modelos de bacinete.

Modelos-de-bacinete

La Capelina es un yelmo de forma semiesférica con un ala de distintos tamaños según gustos o épocas. Hay representaciones de todas partes y épocas en los que se pueden ver estos estéticos y útiles yelmos, pero parece ser que en España había una tendencia hacia los de alas más cortas.

Capelina-medieval

El Morrión es un tipo de casco medieval de infantería usado en los siglos XVI y XVII, deriva del capacete, con sus bordes arqueados (en barquilla) y una cresta encima. El morrión apareció en Castilla (España) a principios del siglo XVI. Asociado popularmente sólo a los tercios españoles del Siglo de Oro y a los conquistadores de América, el morrión fue usado en la mayor parte de los países europeos en los siglos XVI y XVII.

Morrion-medieval-espanol

La Barbuta es un tipo de casco del siglo XV sin visera y con apertura para la boca y ojos con un perfil clásico en forma de T. Las barbutas del siglo XV casi son una copia servil del casco que usaban los hoplitas griegos. Se daba también el nombre de barbutas a los guerreros que llevaban esta especie de casco.

Barbuta-medieval

Y por último hablaremos de la Celada que es un casco con forma de campana y unas hendiduras para ver. Cubría la cabeza, menos la parte inferior de la cara. La celada es una modificación del bacinete. Este género de casco era el casco que usaban los soldados de don Alfonso V de Aragón y con el cual aparecen representados en los bajorrelieves del arco erigido en honor de dicho rey, en Nápoles.

Celada-medieval

VER CASCOS MEDIEVALES

VER OTROS CASCOS HISTÓRICOS