Cómo quitar el óxido en las hojas de acero de las espadas

Lo primero, recomendar que toda limpieza de la hoja de una espada es una tarea que debe realizar un experto, más cuando se trata de piezas valiosas y antiguas. No es cuestión de aficionados, ni de improvisaciones. Además, es normal que el tiempo envejezca una espada, lo cual es positivo, porque la puede hacer más bella y valiosa.

Falchion funcional siglo XIV

Este artículo no trata de restauración, sino de conservación, pero no hablaremos de la conservación de espadas antiguas procedentes de excavaciones ni de naufragios, ni tampoco de espadas especiales con hojas con decoración dorada o pavonada, ni de guarniciones doradas al fuego o con tratamientos decorativos especiales (niquelado), ni de hojas de acero de damasco, ni de hojas orientales de la tradición japonesa.

Queda al recto criterio del lector la decisión de conservar bien su espada, eligiendo el método más conveniente. El primer paso para conservar bien una espada es una adecuada limpieza. La eliminación del óxido activo de color rojizo y del óxido antiguo ya estabilizado de color oscuro y gran dureza, es algo que debe valorarse objetivamente, porque puede ser el reflejo de una antigüedad que aporte el auténtico valor de la espada.

VASELINA PARA ESPADAS

Los medios químicos (ácidos) pueden destruir el óxido, incluso el más endurecido, pero inevitablemente afectan al metal base de la hoja, pudiendo hacer desaparecer una parte apreciable de él, por ser muy agresivos. Por esto, conviene utilizar ácidos suaves, de acción lenta, como el acético (presente en el vinagre) o cítrico (en el zumo de limón), que permiten controlar la exposición.

Otros ácidos como el fosfórico y el nítrico, pueden resultar muy agresivos y debilitar las hojas. Sea cual sea el ácido que usemos, la superficie de la hoja tendrá un aspecto final oscuro y mate, con multitud de pequeños poros y requerirá seguramente un pulido final. Puede ser que si hay una inscripción o un grabado en la hoja se vea afectado.

Si se hace una limpieza al ácido, el tiempo de exposición debe ser muy breve y conviene experimentar antes sobre un hierro oxidado sin valor. Después debe lavarse con agua abundante, protegiendo cuidadosamente con bolsas de plástico la guarnición, para evitar que los vapores ácidos la afecten. Aunque es mejor desmontar previamente la espada, para trabajar solo con la hoja, pero debe tenerse en cuenta el riesgo que supone desmontarla porque se pueden dañar algunas de sus partes.

Los métodos de limpieza puramente química no siempre son convenientes, incluyendo el de la electrólisis, ya que supone igualmente desmontar la espada.

Los medios mecánicos llevan aparejada una acción mecánica sobre la superficie de la hoja, en forma de una fricción abrasiva. Ésta puede ser aplicada mediante herramientas eléctricas o manualmente, sabiendo que la forma de trabajar a mano es la más recomendable.

Caja kit limpieza katanas

La limpieza abrasiva utiliza un material de limpieza más duro que el óxido para erradicarlo, pero más blando que el acero de la hoja para no dañarlo, pero no deja de ser muy delicado este tratamiento porque en la práctica aparecen abrasiones en la hoja que, si se ha aplicado correctamente este método, no deberían ser apreciables a simple vista.

El método más recomendable es el uso de lana de acero de calibre “00” ó “000” en presencia de aceite mineral ligero, nunca en seco; pueden ser aceites como “3 en 1” o “WD-40”, que sirven solo para limpiar las piezas, pero no son aptos para preservar las piezas de futura oxidación, por tender a evaporarse.

Otro tipo de aceite muy útil, más económico y que sí puede cumplir esa doble función es el aceite mineral puro. Debemos frotar la hoja con la lana empapada en aceite, sin mucha fuerza y en sentido longitudinal, desde el recazo hasta la punta, tratando de evitar movimientos de través o perpendiculares al eje de la hoja  y teniendo cuidado con las hojas grabadas y con las hojas niqueladas o cromadas, para no destruir la fina capa de níquel o de cromo.

Luego se le da a la hoja una pasada con un paño generosamente humedecido con aceite limpio: el óxido activo debe haber desaparecido, pero es posible que en las zonas con óxido más antiguo, o con picados, sigan siendo evidentes, para lo cual se recomienda humedecer la lana con un limpiador para metales ligeramente abrasivo en vez del aceite.

ACEITE PROTECTOR PARA ESPADAS

Ya sea solo con aceite o con limpia-metales, se trata de métodos manuales lentos y con paciencia, pero que son eficaces. Si se hace con máquinas, puede ser más rápido pero, en estos casos, lo rápido no conviene. El toque final se hace con un trapo suave y aceite limpio, para retirar cualquier residuo.

Debe tenerse cuidado con la humedad y es recomendable comprobar el estado de las espadas cada seis meses, aproximadamente, para detectar a tiempo la formación de algún tipo de óxido.

El Acero es básicamente una aleación o combinación de hierro y carbono (alrededor de 0,05% hasta menos de un 2%). Algunas veces se agregan otros elementos de aleación específicos tales como el Cr (Cromo) o Ni (Níquel).

El hierro puro es uno de los elementos del acero, por lo que no se encuentra libre en la naturaleza y químicamente reacciona con el oxígeno del aire para formar óxido de hierro – herrumbre.

Kit de limpieza de katanas

Los diferentes tipos de acero se clasifican de acuerdo a los elementos de aleación que producen distintos efectos en el acero :

ACEROS AL CARBONO: Más del 90% de todos los aceros son aceros al carbono. Estos aceros contienen diversas cantidades de carbono y menos del 1,65% de manganeso, el 0,60% de silicio y el 0,60% de cobre.

ACEROS ALEADOS: Estos aceros contienen una proporción determinada de vanadio, molibdeno y otros elementos, además de cantidades mayores de manganeso, silicio y cobre que los aceros al carbono normales.

ACEROS INOXIDABLES: Los aceros inoxidables contienen cromo, níquel y otros elementos de aleación, que los mantienen brillantes, duros y resistentes a la herrumbre y oxidación a pesar de la acción de la humedad.

VER TODO TIPO DE ESPADAS

VER PRODUCTOS DE MANTENIMIENTO DE ESPADAS

Los Escudos Celtas

Los Celtas fueron el pueblo o el conjunto de pueblos de la Edad de Hierro que hablaban lenguas celtas, una de las ramas de las lenguas indoeuropeas. Este pueblo con origen en CentroEuropa, se fue expandiendo por toda Europa, llegando a la Península Ibérica en torno al 900 a.C.

escudo-celta-noche-y-dia-60-cms

Las clases alta y media de la sociedad celta componían una “casta militar”, dedicada exclusivamente a la guerra. El guerrero celta era desde la adolescencia ligado al ejército, mediante el uso de las armas, la práctica del arte marcial celta y de las costumbres de los guerreros.

escudo-celta

El guerrero celta apenas usaba armadura de ningún tipo, solo iba previsto de la espada y de su escudo. Este jugaba un papel muy importante, ya que básicamente su lucha se basaba en el cuerpo a cuerpo.

Escudo Celta Grulla

Los escudos eran de madera y su forma variaba, podían ser redondos u oblongos y solían tener un soporte de hierro.

escudo-medieval-funcional

VER MÁS ESCUDOS CELTAS

VER OTROS ESCUDOS DE ÉPOCA