Elegante ropa de la época medieval

La palabra elegante significa dotado de gracia, nobleza y sencillez. Airoso, bien proporcionado. También se refiere a las personas que tienen buen gusto y distinción para vestir y que revelan refinamiento y buenas maneras en su comportamiento.

Adquirir elegante ropa de la época medieval hoy en día es posible, gracias a los estudiosos del tema y a los diseñadores que intentan ser lo más fieles posible a la moda medieval, en la que se llevaban vestidos románticos de influencia bizantina con ropas largas y ampulosas, de anchas mangas, túnicas y mantos.

Los pantalones largos quedarán confinados a los campesinos y labradores.

Las clases pudientes llevaban calzas ceñidas a las piernas con ligas o sujetas con cintas al cinturón o camisa.

La nobleza vestía túnicas de diferentes longitudes que se llevaban superpuestas. Las túnicas exteriores se llamaban pintelles o aljubas, un término usado en siglos posteriores para designar a la prenda usada sobre todas las demás. Hay también referencias a la adorra, que se abotonaba por la parte delantera, probablemente la referencia más antigua a los botones.

También se ven túnicas abiertas por la parte delantera hasta un punto invertido, otras alargadas por detrás hasta los tobillos (a veces en puntas) y aún otras con una cola rectangular por detrás.

Las túnicas se hacían de lana y lino y, en el reino de León, se las podía ver hechas en cara seda coloreada. La España musulmana en esta época competía con Oriente en la manufactura de telas de seda. Las prendas se decoraban con tiras (posiblemente bordadas) sobre los puños, mangas y hombros.

Una misma prenda podía estar hecha de diferentes colores de tela. Los tejidos eran decorados con pequeños diseños que ocupaban toda la tela, especialmente grupos de tres puntos y también con diseños de rayas más grandes.

Los tintes usados para la ropa los proporcionaba la naturaleza. Se hervían los copos de lana y hebras de algodón con hojas de árboles, cáscara de cebolla con semillas o zumos vegetales.

VER ELEGANTE ROPA MEDIEVAL DE HOMBRES, MUJERES, NIÑAS Y NIÑOS

Espada Francisco Pizarro

Fue el explorador y conquistador español del Perú y fundador de Lima. Su espada está forjada a mano en acero al carbono. Hijo natural del capitán Gonzalo Pizarro, desde muy joven participó en las guerras locales entre señoríos y acompañó a su padre en las guerras de Italia.

En 1502, embarcó en la flota que llevaba a las Indias a Nicolás de Ovando, el nuevo gobernador de La Española. Hombre inquieto y de fuerte carácter, no logró adaptarse a la vida sedentaria del colonizador, razón por la que decidió participar en la expedición de Alonso de Ojeda que exploró América Central (1510) y luego en la de Vasco Núñez de Balboa que descubrió el océano Pacífico (1513).

Entre 1519 y 1523, sin embargo, se instaló en la ciudad de Panamá, de la cual fue regidor, encomendero y alcalde, lo que le permitió enriquecerse. Conocedor de los rumores que hablaban de la existencia de grandes riquezas en el Imperio Inca, decidió unir la fortuna que había amasado con la de Diego de Almagro para financiar dos expediciones de conquista (1524-1525 y 1526-1528), que se saldaron con sendos fracasos.

Francisco Pizarro, conquistador españolFrancisco Pizarro (Trujillo, España, 1478-Lima, 1541)

A causa de las penalidades sufridas en el segundo intento, Pizarro se retiró a la isla del Gallo con doce hombres, mientras Almagro iba a Panamá en busca de refuerzos. Los «trece de la fama» aprovecharon para explorar parte de la costa oeste de América del Sur, región que denominaron Perú, tal vez por la proximidad del rio Virú, y tuvieron constancia de la existencia de una gran civilización. No obstante, ante la negativa del gobernador de Panamá a conceder más hombres a Almagro, en 1529 Pizarro viajó a España a fin de exponer sus planes al rey Carlos I, quien, en las capitulaciones de Toledo (26 de julio de 1529), lo nombró gobernador, capitán general y adelantado de las nuevas tierras, designación real esta que provocó el recelo y la frustración de Almagro.

De regreso en Panamá (1530), Pizarro preparó una nueva expedición de conquista, y en enero de 1531 embarcó con un contingente de 180 hombres y 37 caballos hacia Perú. Informado de la guerra que enfrentaba al emperador inca Atahualpa con su hermanastro Huáscar, el 16 de noviembre de 1532 el conquistador español se entrevistó en la ciudad de Cajamarca con Atahualpa y, tras exhortarle sin éxito a que abrazase el cristianismo y se sometiera a la autoridad de Carlos I, lo capturó en un sangriento ataque por sorpresa.

El inca acordó con los extranjeros llenar de oro, plata y piedras preciosas una habitación a cambio de su libertad, pero de nada le sirvió cumplir su parte del pacto, pues Pizarro, reforzado por la llegada de Almagro al frente de un centenar de arcabuceros, acusó a Atahualpa de haber ordenado el asesinato de Huáscar desde la prisión y de preparar una revuelta contra los españoles y ordenó su ejecución, que se cumplió el 29 de agosto de 1533. A continuación se alió con la nobleza inca, lo cual le permitió completar sin apenas resistencia la conquista de Perú, empezando por Cuzco, la capital del Imperio (noviembre de 1533), y nombrar emperador a Manco Cápac II, hermano de Huáscar.

Espada de Francisco Pizarro Conquistador de Perú
Espada de Francisco Pizarro Conquistador de Perú

Poco después, Pizarro y Almagro se enemistaron por la posesión de Cuzco, y si bien primero unieron sus fuerzas para sofocar la rebelión indígena dirigida por Manco Cápac contra el dominio español (1536), acabaron por enfrentarse abiertamente en la batalla de las Salinas, en abril de 1538. Derrotado y prisionero, Almagro fue procesado, condenado a muerte y ejecutado por Hernando Pizarro, hermano del conquistador (8 de julio de 1538). La venganza de los partidarios de Almagro, liderados por su hijo, se produjo el 26 de junio de 1541, fecha en que Pizarro murió asesinado en su palacio de Lima, ciudad que él mismo había fundado a orillas del río Rímac seis años antes.

En Tienda-Medieval tenemos a tu disposición la Espada de Francisco Pizarro con terminaciones en latón y plata, fabricadas ambas en Toledo (España).

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS