Sellos Reales de las Cruzadas

El uso de los sellos se remonta a las civilizaciones más antiguas del mundo y se han encontrado desde Mesopotamia hasta el Valle del Indo. Estos primeros sellos estaban hechos con barro impreso con cilindros o anillos grabados. En la Edad Media los sellos de lacre eran de uso exclusivo de los monarcas, obispos y cortes reales para la emisión de decretos oficiales y autenticación de documentos y cartas. Con el tiempo, los sellos de lacre se fueron popularizando, primero entre los aristócratas, los monasterios y los gremios profesionales (como herreros, carpinteros, carniceros, etc.).

Los sellos de lacre se solía colocar directamente en el documento, pero también se aplicaba a una cuerda o cinta, con tiras de pergamino y colgaban sueltos después de haber pasado a través de un agujero o ranura en el borde inferior del documento. La cera o lacre era presionada con un sello de mano o con un anillo sellado. El anillo era un símbolo de autoridad y de poder y se utilizaba por los altos mandos militares, los embajadores y los dignatarios.

Muchos testamentos eran sellados con lacre para recoger la voluntad del testador y así evitar falsificaciones póstumas. Esta práctica todavía se realiza en algunas Notarías. Otro ejemplo actual es que cuando un Papa muere, el primer deber del Cardenal Camarlengo es destruir ceremonialmente su anillo delante del Colegio Cardenalicio reunido en Cónclave.

Los Sellos Reales de las Cruzadas es la primera colección de sellos de los Templarios, utilizados durante la Tercera Cruzada. Cada uno de estos sellos redondos se ajusta en el mango de madera y pueden ser intercambiados.

Este conjunto incluye:

Cuatro sellos
Sello Templario de la Orden de los Pobres Caballeros de Cristo
Sello del Rey Ricardo I de Inglaterra.
Sello Cruz de Malta de los Caballeros Hospitalarios.
Sello de la Cruz de la Orden del Temple.
Mango de madera estampado
Dos barras de lacre; una en rojo y otra en oro.

VER SELLOS REALES DE LAS CRUZADAS

VER OTROS SELLOS DE LACRE

VER PRECIOSOS OBJETOS PARA TU ESCRITORIO MEDIEVAL

Brazaletes Templarios

Para los caballeros templarios sus afiladas espadas y sus briosos caballos eran muy apreciados por ellos y podría decirse que eran parte de su identidad. Estos grandes y valerosos guerreros cubrían sus cuerpos con cotas de malla para luchar, las cuales se calentaban excesivamente con el sol de Tierra Santa, por lo que las cubrían con una capa blanca a la que se cosía una cruz roja, así podían también ser reconocidos en combate.

Otras partes de su cuerpo, como las manos y sus brazos, las protegían con brazaletes. En ellos también solían inscribir las cruces templarias que fueron como su símbolo o signo identificador. Hay varios tipos de cruces Templarias.

Los Caballeros Templarios utilizaron la cruz Latina correspondiente a las iglesias de la cristiandad latina y en las iglesias monásticas de los benedictinos medievales.

La Cruz Paté la podemos encontrar con frecuencia en sellos, edificios, documentos, capas, brazaletes relacionados con los caballeros Templarios. El color de esta cruz está relacionado con los distintos tipos de Ordenes; como por ejemplo la cruz paté roja corresponde a la orden Templaría, la cruz paté blanca está relacionada con los Caballeros Hospitalarios y la negra corresponde a los Caballeros Teutónicos.

La cruz de Malta fue adoptada durante el liderazgo de Roberto de Croan y posteriormente por los Hospitalarios, cuyos brazos terminaban en punta, la de los templarios terminaban en medio circulo.

La cruz de Jerusalén tiene cuatro remates rectos, representando las cuatro esquinas del mundo, los cuatro elementos. Los caballeros Templarios, la usaban en sus campañas.

La cruz Bizantina es una cruz de remates ponteados. La última de las que podemos llamar Cruces Templarías o utilizadas por los Caballeros del Temple. También aparece en sus encomiendas. Es generalmente usada por la Iglesia Ortodoxa Griega.

VER MÁS BRAZALETES TEMPLARIOS

VER OTROS BRAZALETES DE ÉPOCA