Castillo de Javier

En este castillo nació y vivió San Francisco Javier, co-fundador de la Compañía de Jesús. Su construcción se remonta al siglo X, pero a lo largo de los años, hasta el siglo XV tuvo varias reformas. Es un buen ejemplo de una fortaleza medieval y uno de los lugares más visitados de Navarra. Cada año, en el mes de marzo cuando se celebran las Javieradas tiene la tradición de hospedar a los peregrinos que van cada año a la localidad de Javier.

CASTILLO DE JAVIER EN NAVARRA

Está catalogado como Bien de Interés Cultural y Patrimonio Histórico de España. El nombre de Javier proviene del vascuence etxeberri (‘casa nueva’), que en su evolución se transformó en javier. La grafía original es Xavier, mientras que en vasco se escribe Xabier.

CASTILLO JAVIER TORRE

Consta de tres cuerpos, sucesivamente escalonados en orden de antigüedad. Destacan la “Torre del Santo Cristo”, bastión y capilla donde se encuentra un interesante crucifijo tardogótico y una serie de pinturas murales representando la danza de la muerte, única en España; la “Torre del Homenaje”, llamada de San Miguel (lo más antiguo del castillo) y el museo dedicado a la vida del santo. En sus basamentos hay huellas y zócalos musulmanes que podrían ser del siglo X. En el XI se formó el primer recinto envolvente que cobijó las primeras habitaciones. En el siglo XIII se agregaron, por las cuatro orientaciones, dos cuerpos poligonales y dos torres flanqueantes.

CASTILLO DE JAVIER FACHADA

El castillo y la villa de Javier fueron ganados por Sancho VII de Navarra en torno al año 1223. Un noble aragonés los había dado como garantía por un préstamo de 9.000 sueldos que le concedió el monarca navarro, pero al acabar el plazo y no poder hacer frente al pago, pasaron a la propiedad de Sancho. No era la primera vez, ni sería la última, pues Sancho VII fue uno de los grandes prestamistas de la Corona de Aragón, y gracias a los préstamos no devueltos, se adueñó de una serie de villas y castillos entregados como aval que le ayudaron a reforzar sus fronteras con Aragón: Escó, Peña, Petilla, Gallur, Trasmoz, Sádaba, etc.

CASTILLO JAVIER ALMENAS

A principios del siglo XX, la duquesa de Villahermosa donó el castillo y la basílica a la Compañía de Jesús con la condición de que lo mantuviera tal y como se le entregó. En la cripta de la basílica descansan los restos de quienes contribuyeron a la reconstrucción del castillo y erección de la basílica: la duquesa de Villahermosa, su marido José Manuel de Goyeneche (conde de Guaqui) y los hermanos María Josefa (duquesa de Goyeneche), Carmen (duquesa de Gamio) y José Sebastián de Goyeneche y Gamio (fundador de la Fundación Goyeneche).

SAN FRANCISCO JAVIER

San Francisco Javier nació en el castillo propiedad de sus padres, María de Azpilicueta y Juan de Jaso el 7 de abril de 1506. Su padre era Doctor en Derecho y Presidente del Real Consejo. Su madre pertenecía a la nobleza local. Sus hermanos mayores eran Magdalena, Ana, Miguel y Juan. El castillo fue su hogar durante 19 años. De allí marcha a estudiar a la Universidad de la Sorbona en París, donde se reencuentra con Ignacio de Loyola. Con éste y otros amigos deciden fundar la Compañía de Jesús.

EL CRISTO MILAGROSO

Con el patrocinio del rey de Portugal se embarca con la tarea de evangelizar las Indias Orientales. Durante estos años realizará su labor misionera en la India, las Molucas, las Malacas, Mozambique… hasta llegar al Japón. Justo en el momento de cumplir su máxima aspiración, entrar a China para proseguir su misión evangelizadora, muere en las costas de la isla de Sancián el 3 de diciembre de 1552. Francisco de Javier fue canonizado el 12 de marzo de 1622.

CASTILLO JAVIER JAVIERADAS

Hoy en día, entre otras cosas es patrón de Navarra, de varios países como Canadá y Australia, de los deportistas navarros en general y de los pelotaris del mundo en particular, patrón de la Juventud Navarra, de las Misiones, del turismo en España. Anualmente, en la primera quincena de marzo y coincidiendo con la Novena de la Gracia, Javier se convierte en la meta de peregrinación penitencial de toda Navarra. La media de visitantes es de 30.000 personas cada fin de semana.

 VER PRECIOSOS OBJETOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

Castillo de Arévalo

El Castillo de Arévalo, también conocido como castillo de los Zúñiga, es una fortificación del siglo XV, localizada en Arévalo, al norte de la Provincia de Ávila. Fue mandado reconstruir en la segunda mitad del siglo XV por orden de Álvaro de Zúñiga, duque de Béjar, aunque sufrió posteriormente importantes reformas a principios del XVI, cuando la fortaleza estuvo en mano de los Reyes Católicos.

Con dichos cambios pasó de una planta cuadrada a la planta pentagonal que le caracteriza. En este castillo vivió el enclaustramiento la Reina Blanca de Borbón, esposa de Pedro I de Castilla. También vivió Doña Isabel de Portugal, reina viuda de Juan II, junto a sus hijos, el infante Alfonso y la infanta Isabel, futura Reina Isabel I de Castilla.

VER PRECIOSOS PRODUCTOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

Espadas Templarias

Las espadas templarias no sólo eran utilizadas para atacar y defender, sino que eran la fiel compañera del caballero templario, en el día a día. Tenían la empuñadura en forma de cruz, una hoja recta, de doble filo y punta, diseñada y realizada con acero templado, duro y resistente que permitía la penetración a través de las cotas de mallas del enemigo.

El peso total de la espada templaria era de un kilo y medio aproximadamente, se manejaba con dos manos, por eso el nombre de “mandoble”, pero su equilibrio, perfecto a cuatro dedos de la empuñadura, la hacían un arma de una efectividad extraordinaria, tanto para atacar, como para defender, sobre todo en oposición a las armas curvas y cortas de los guerreros árabes, como por ejemplo las cimitarras.

Los Caballeros Templarios no sólo tomaron el camino de la religión, sino también el camino de las armas con fines altruistas, de protección de los más débiles y defensores de los valores humanos, en medio de un camino de sacrificio y de renuncia, que solamente monjes y guerreros podían emprender.

Espada de los Caballeros Cruzados
Espada de los Caballeros Cruzados

La literatura, las grandes gestas y, especialmente, la industria cinematográfica de Hollywood, ha recurrido siempre al tema de los templarios porque su éxito en taquilla está asegurado. Es un tema que “nunca pasará de moda” y sobre el que se han dicho muchas leyendas, muchas mentiras y muchas verdades.

Espada de los Caballeros del Cielo
Espada de los Caballeros del Cielo

Los “Milites Templi” fue la gran Orden Militar del Temple fundada en 1119 por nobles caballeros franceses, liderados por su primer Maestre, Hugo de Payens, como una cofradía asistencial con votos monásticos, al que sumó otro de tipo militar, para defender a los peregrinos de Jerusalén. Balduino II de Jerusalén les dio una residencia situada sobre el antiguo Templo de Salomón, adoptando así el nombre de Templarios.

Espada Gran Maestre del Templo
Espada Gran Maestre del Temple

En 1127 la orden fue reconocida por el Papa Honorio III y al año siguiente, bajo la protección del Cister, adoptó como regla una versión modificada de la Benedictina. Gracias al patrocinio de San Bernardo, a los que dedicó su conocida “De laude nova militiae ad milites Templi”, los Templarios consiguieron importantes donaciones y una creciente influencia social, económica y espiritual.

Espada Templaria Damasquinada
Espada Templaria Damasquinada

Privado de sus señas de identidad y acusado de todo tipo de delitos, reales o inventados, el Temple seria disuelto por el Papa Clemente V en el Concilio de Vienne, pasando sus propiedades a los diversos monarcas o integrándose en otras órdenes militares.

Espada de los Templarios en Plata
Espada de los Templarios en Plata

En la Corona de Aragón tanto el Temple como el Hospital tuvieron presencia activa, fundándose en 1317 la llamada Orden de Montesa con los bienes incautados a los templarios. En los reinos Occidentales, en cambio, siempre tuvieron mucha más importancia las órdenes autóctonas, aparecidas en la segunda mitad del siglo XII.

Espada de los Templarios en Oro
Espada de los Templarios en Oro

También, en Castilla, surgió en 1158 la Orden de Calatrava, cuyos estatutos, aprobados en 1164, la hacían depender de la abadía cisterciense de Morimond. En León surgieron las órdenes de Alcántara (1156), también de filiación cisterciense, y de Santiago (1161), asociada a la congregación de canónigos de san Eloy. Respecto a Portugal, nacían en 1162 la Orden de San Benito de Avis y en 1319 la llamada Orden de Cristo.

Espada Templaria decorada

VER MÁS ESPADAS TEMPLARIAS

VER ESPADAS HISTÓRICAS