La Cofia Medieval

La cofia es un gorro o tocado de lino u otra tela fina que cubre toda la cabeza hasta la nuca y se ata bajo la barbilla; es un gorro utilizado para mantener recogido o escondido el cabello por razones de higiene o antiguamente como signo de respetabilidad. La cofia fue una prenda llevada durante siglos tanto por hombres como por mujeres, incluso algunos clérigos la llevaron.

Cofia noble en terciopelo - La Cofia Medieval

La mejor evidencia que tienen los historiadores sobre la cofia, su uso y su evolución es a través de los pintores que dejaron el testimonio meticuloso de los personajes vestidos al gusto de cada época. La cofia se usó desde el siglo XIII. Hacia 1300 se usaba con la moda llamada estilo francés cuando los caballeros la llevaban en tejido de lino bajo el casco y el almófar, atada bajo la barbilla.

Cofia noble terciopelo negro - La Cofia Medieval

En el siglo XV las mujeres usaban cofia con bastante frecuencia. A veces y sobre todo las mujeres de mayor edad llevaban sobre la cofia una toca. En España y hacia mediados de este siglo la moda era dejar libres los cabellos con cofias redondas, blancas, con adornos de encajes y bordados; eran unas cofias llamadas también albanegas, típicamente españolas; fueron las preferidas en tiempos de los Reyes Católicos. Existieron también cofias que tapaban las sienes y las orejas, a veces de color; este modelo duró hasta los comienzos del siglo XVII.

Cofia noble en terciopelo negro - La Cofia Medieval

VER COFIA DAMA EN TERCIOPELO

VER MÁS COFIAS Y TOCADOS

Dichos y refranes medievales

En los dichos y refranes se encierra la gran sabiduría popular en temas muy diversos. En la lengua castellana, que se conforma en la Edad Media y desciende del latín, tenemos muchas frases medievales que aún se conservan y se siguen usando. Son tantos y tan variados, que sería imposible exponerlos todos. Por esto, hemos seleccionados algunos muy habituales todavía, siendo de origen medieval:

Armadura Torneo Ristre - Dichos y refranes medievales

1) “Ir de punta en blanco”: Haciendo alusión a que cuando un caballero se preparaba para la batalla se aseguraba de tenerlo todo listo e iba completamente equipado para la guerra: armadura completa y armas afiladas que era tenerlas blancas. Entonces se decía estar de punta en blanco. Hoy significa ir vestido elegantemente.

Espada Inglesa Sajona funcional - Dichos y refranes medievales

2) “Meterse en camisa de once varas”: La vara era una antigua medida que en la Edad Media castellana equivalía a 84 cm; el origen de esta frase medieval se refería a adoptar un hijo. El adoptante metía al adoptado por la manga muy holgada de su camisa y lo sacaba por el cuello de la misma, dándole un fuerte beso en la frente. Algunas veces no se lograba la adopción porque no salía bien este movimiento con la camisa. Por lo que surgió el dicho de no meterse en camisa de once varas, lo que hoy significa hacer cosas difíciles o imposibles de lograr.

Camisa medieval gruesa cordones - Dichos y refranes medievales

3) “Estar en Babia”: Babia es una región de León que en la Edad Media era una región frondosa llena de bestias salvajes. Se dice que un rey castellano-leonés era gran aficionado a pasar largas temporadas allí cazando, dedicando poco tiempo a los asuntos de gobierno. Cuando alguien iba a la corte o preguntaba por su majestad para consultarle algo, los cortesanos se veían obligados a responder una y otra vez que el rey estaba en Babia… de estar tanto tiempo allí, se quedó el dicho de “estar en babia”, lo que hoy significa que alguien está en lo que no debería estar, o estar en las nubes.

Hacha Pico de Halcón funcional - Dichos y refranes medievales

4) “A buenas horas mangas verdes”: La Santa Hermanda, creada en el siglo XV por los Reyes Católicos, llegó a desempeñar funciones parecidas a las policiales. El uniforme que llevaban sus miembros era una capa y un jubón con largas mangas verdes. Como su tardanza en llegar al lugar de los hechos llegó a ser muy frecuente, quedó el dicho de “a buenas horas mangas verdes”, o sea, llegar tarde y cuando ya no es necesario.

Camisa soldado Renacentista verde - Dichos y refranes medievales

5) “No hay moros en la costa”: Las costas mediterráneas de nuestro levante eran asaltadas por piratas berberiscos durante todo el siglo XVI. Por eso se levantaron numerosos fortalezas y torres vigías cuya misión era vigilar que no hubiera moros en la costa. Hoy significa que el camino está libre de obstáculos o de peligros, o que no nos están viendo ni oyendo.

TRAJE MORO LARGO CASHIM - Dichos y refranes medievales

6) “Velar armas”: También de origen caballeresco. El rito de tomar la caballería requería que el caballero novel, el aspirante, doncel o escudero pasara un noche de vigilia, rezando y velando (vigilando a la luz de las velas) las armas, dentro de una capilla. Hoy se aplica a alguien que está encerrado y concentrado preparando algo para un acto importante.

Escudo medieval del Cid Campeador en madera decorada

7) “Esto es una ganga”: A comienzos del siglo XVI, las tropas españolas al mando del Gran Capitán, Gonzalo Fernández de Córdoba, vencían en los campos de batalla italianos. En medio de estas campañas, una fortaleza cayó en manos hispanas. Su nombre era la plaza de Ganga. Habían pocos soldados españoles en esta plaza, quienes al poco tiempo se vieron sitiados por una numerosa fuerza de soldados franceses. Las tropas españolas, en franca minoría, deciden enfrentarse y luchar a campo abierto en plena madrugada y se sorprenden cuando el campamento francés huye despavoridamente dejando un gran botín, porque les había llegado el rumor de que se acercaba una numerosa tropa española. Al final, como la victoria española fue tan fácil y el beneficio tanto, una ciudad y un campamento, de ahí el dicho de “esto es una ganga”, lo cual se sigue usando actualmente para designar ofertas y precios rebajados.

BALLESTA MEDIOEVO - Dichos y refranes medievales

8) “Las cuentas del Gran Capitán”: Al Gran Capitán, se le atribuye otro hecho que ha quedado para los anales. A pesar de los grandes logros que sus tropas conseguían para Fernando el Católico, éste, haciendo caso de los envidiosos de la corte, le mando de muy malas maneras que le diera cuentas de todos los gastos de la campaña, ya que creía que no estaban bien, o al menos no estaban justificados documentalmente. A esto, el malhumorado y herido comandante le envió la siguiente nota:

ESPADA GRAN CAPITAN EMPUÑADURA - Dichos y refranes medievales

“Por picos, palas y azadones, cien millones de ducados… por limosnas para que frailes y monjas rezasen por los españoles, ciento cincuenta mil ducados… por guantes perfumados para que los soldados no oliesen el hedor de la batalla, doscientos millones de ducados… por reponer las campanas averiadas a causa del continuo repicar a victoria, ciento setenta mil ducados… y, finalmente, por la paciencia de tener que descender a estas pequeñeces del rey a quien he regalado un reino, cien millones de ducados…”

jubon de conquistador - Dichos y refranes medievales

Por esto, actualmente, “las cuentas del Gran Capitán”, hacen referencia a aquellas cuentas hechas sin ningún tipo de factura.

Casco Conquistador Español siglo XVI - Dichos y refranes medievales

9) “Luchar a capa y espada”: Entre los siglos XV a XVII, los enfrentamientos para preservar la honra era una práctica común, por lo que saber manejar la espada era un arte, una destreza y una necesidad. El duelo en España se hacía clandestinamente porque no era una práctica legal y era muy común cuando un caballero se sentía ultrajado, pues el honor era un bien muy valorado.

Capa negra de Calatravo - Dichos y refranes medievales

Las espadas españolas se fabricaban con aceros finos y eran muy famosas por su calidad y belleza. El duelo se hacía con espadas roperas y con gruesas capas, de ahí el dicho popular actualmente conocido “luchar a capa y espada” es decir, con bravura y valentía.

Espada Cazoleta Española 1 - Dichos y refranes medievales

10) “Estar entre la espada y la pared”: Esta es una expresión que aludía a la confrontación con espadas, al deporte de la esgrima y la lucha entre espadachines. Aquel que conseguía llevar a su oponente a través de la punta de la espada contra una pared, definía el pleito a su favor y el final de la lucha se reducía a la muerte del oponente o su perdón. Sigue muy en uso actualmente y significa estar en una situación límite y sin salida aparente o en unas circunstancias comprometidas o peligrosas. Cuando alguien tiene que decidirse por una cosa o por otra, normalmente opuestas, donde no hay ningún tipo de escapatoria ni manera de evitar el conflicto y en esa elección algo o alguien va a quedar fuera.

Florete de Los Mosqueteros - Dichos y refranes medievales

11) “Como Pedro por su casa”: El dicho originario es “entróse como Pedro en Huesca”, refiriéndose a la victoria de Pedro I de Aragón en Huesca durante la Batalla de Alcoraz (1094) contra las tropas musulmanes que habían matado al rey Sancho Ramírez (Sancho I de Aragón o Sancho V de Pamplona). Fue una victoria después de la muerte del rey, por lo que elogiaron la desenvoltura de Pedro I en esta batalla acuñándose la frase “entróse como Pedro en Huesca”.

Espada Mosqueteros funcional - Dichos y refranes medievales

La expresión “como Pedro por su casa”, con una connotación originaria muy positiva porque se refiere a una persona que muestra mucha confianza y desenvoltura en un lugar desconocido o en una situación que no le es familiar, hoy se ha convertido en una expresión peyorativa de exceso de confianza y mala educación.

Máscara Mempo Assassin - Dichos y refranes medievales

12) “Aquí hay gato encerrado”: Se cree que su origen data de 1500 (Siglo de Oro español), cuando era común que el dinero y los pequeños objetos de valor se guardasen en monederos o bolsitos hechos de piel de gato para ocultarlos entre el ropaje o en algún lugar. Por esto, en los siglos XVI y XVII, se puso de moda llamar gato a la bolsa o talego en el que se guardaban esos bienes. Los ladrones de la época cuando asaltaban viviendas o personas iban en busca de esos popularmente llamados “gatos” para hacerse con el anhelado botín. Y cuando asechaban a la víctima para ver si tenía dinero, la consigna que se daban entre ellos, era diciendo “aquí hay gato encerrado”, si creían que tenía la bolsa con el dinero guardado y escondido entre la ropa o en la casa.

MONEDAS ESPAÑOLAS ANTIGUAS EN BOLSA PIEL PIRATA - Dichos y refranes medievales

Es un dicho que hoy sigue siendo muy usado para expresar que hay causas o razones turbias, ocultas o sospechosas y también cuando desconfiamos de algún asunto o de una persona. La frase “aquí hay gato encerrado” se aplica a situaciones o acciones que despiertan desconfianza o inquietud y que nos previenen ante un potencial engaño.

VER LAS MÁS BELLAS ESPADAS, ESCUDOS, ARMADURAS Y ARMAS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

VER FABULOSAS OFERTAS DE PRODUCTOS MEDIEVALES

La Alhambra de Granada

La Alhambra, incluida como Patrimonio de la Humanidad, está situada en Granada, España. Espléndido complejo palaciego y fortaleza que alojaba al monarca y a la corte del Reino nazarí de Granada. La Alhambra es una ciudad amurallada que ocupa la mayor parte del cerro de Medina.

VISTA PANORÁMICA DE LA ALHAMBRA

Cuando los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, conquistaron el reino de Granada, expulsaron al rey de Granada, Boabdil, quien estaba triste por haber perdido lo que él llamaba “el paraíso terrenal”. Y cuando ya se iba lloró delante de su madre mirando hacia atrás según se alejaba, hacia su Granada, y ella le dijo: llora como una mujer, lo que no supiste defender como un hombre.

EL ÁRBOL DE LA VIDA (ALHAMBRA)

En el camino hacia la costa granadina hay un puerto de montaña llamado “El Suspiro del Moro”, nombre que se obtuvo de esta leyenda ya que desde este punto se puede observar toda la ciudad y la Alhambra a lo lejos, y desde donde se supone que paró Boabdil para admirar su reino perdido y no pudo evitar llorar.

ARCOS ALHAMBRA

Los edificios más imortantes son: Alcazaba de la Alhambra con su Terraza de la Torre del Cubo, el Adarve de la muralla norte, la Plaza de Armas con su Terraza, la Torre de la Vela, la Torre del Homenaje, la Torre de los Hidalgos, La Torre Quebrada, la Torre Adarguero, el Jardín de los Adarves, los Palacios Nazaríes: conjunto formado por el Palacio de Comares y el Palacio de los Leones. Cronológicamente fueron levantados después de la alcazaba, el generalife y el Partal, siendo su construcción del primer tercio del siglo XIV. Constituía la sede de las funciones administrativas, de la corte, protocolo y retiro y disfrute privado.

JARDINES ALHAMBRA

Al bajar las escaleras de acceso, se van encontrando las siguientes dependencias: el Mexuar que es la sala más antigua. En época árabe servía de sala de audiencia y justicia para casos importantes, el Patio del Mexuar o del Cuarto Dorado.

VISTA JARDINES ALHAMBRA

No se conoce con certeza el destino dado a esta zona en época árabe. Si se conoce que se adaptó como habitación para Isabel de Portugal, para su estancia en la Alhambra, aunque nunca llegó a ocuparla. En la fachada del cuarto destacan los capiteles de su arco de entrada. Dentro del cuarto sobresale la techumbre, en madera de cedro, y decoración de piñas y conchas. Bajo él, ventanas cerradas con celosías. Dos portadas rectangulares bordeadas de cenefa de cerámica. La estancia está decorada con pinturas góticas y escudos y emblemas de los Reyes Católicos.

COLUMNAS ALHAMBRA

La fachada del palacio fue erigida por mandato del Mohamed V, siendo inaugurada en 1370, es una fachada interior que no anticipa la majestuosidad del interior del palacio.

FUENTE DE LOS LEONES

Gracias a la restauración de los leones y la taza de la fuente se sabe que, tanto los leones como la taza, datan del siglo XIV y de la misma procedencia y material (mármol de Macael, Almería) siendo fabricada la fuente en su conjunto, tanto leones como taza, al mismo tiempo. Este descubrimiento viene a rectificar las informaciones que indicaban la procedencia de los leones de un palacio, anterior a la alhambra, perteneciente al primer visir de la dinastía zirí Samuel Ibn Nagrella. A su vez, se ha podido descubrir tres tipologías de leones en base a sus elmentos formales diferenciadores. Cada una la conforma un grupo de cuatro leones con similitud dos a dos en sus rasgos: nariz, pelaje de la melena, fauces y posición y relieve de la cola. La fuente como tal es una alegoría del poder que reside en el sultán.

ALHAMBRA ATARDECIENDO

La Sala de los Reyes, la Sala de las Dos Hermanas, la Sala de los ajimeces y mirador de Daraxa o Lindaraja, las Habitaciones del Emperador, el Cuarto del Emperador, el Peinador de la Reina, el Patio de la Reja o de los Cipreses, El Partal, etc.

LA ALHAMBRA

Los Baños son la joya de la casa árabe. El baño para el musulmán es una obligación religiosa. El Generalife, el Yannat al-arif en tiempos nazaries, es la villa con jardines utilizada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de retiro y descanso. La parte más importante está constituida por sus jardines, fue concebida como villa rural, donde jardines ornamentales, huertos y arquitectura se integraban, en las proximidades de la Alhambra. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

ALHAMBRA POR LA NOCHE

Existen unas 10.000 inscripciones en la Alhambra, la mayoría de ellas poemas, sentencias, textos del Corán y jaculatorias. Todas son en árabe clásico y muchas corresponden a los poetas de la Corte de Yusuf I en el siglo XIV. Los aposentos del rey nazarí en el palacio de Comares son los que poseen un número mayor de textos, 3.116, el 35% del total, recogido en el Corpus Epigráfico de la Alhambra, impreso por el CSIC; estos podían ser originalmente compuestos para la ocasión o escritos con anterioridad. Ibn al-Zayab, Ibn al-Jatib e Ibn Zamrak son los autores de la mayor parte de ellos. Los tres escritores formaban el grueso de los poetas de la corte de Yusuf I.

Alhambra

VER PRECIOSOS ARTÍCULOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL