Alabardas y Lanzas Medievales

La alabarda es un arma con mango de aproximadamente dos metros de longitud que tiene en su extremidad una punta de lanza y una cuchilla transversal con forma de hoja de hacha por un lado, y otro peto de punza o de enganchar más pequeño por su opuesto.

Alabarda medieval
Alabarda medieval

Es una pica con hojas laterales. Fue introducida desde China hasta Europa sobre el año 1300 por escandinavos y alemanes y utilizada como arma de infanteria al final de la edad media hasta el s. XVII, aunque hay quien apunta que la alabarda es un arma de origen danés introducida en España por la infantería suiza al servicio de los Reyes Católicos, durante la toma de Granada.

Alabardas

Sus funciones eran de corte, de punta y de gancho. Se usabe como pica y para derribar a los jinetes de sus caballos. La diferencia con la lanza es que mientras que las alabardas en la punta de lanza tienen una cuchilla transversal en forma de hoja de hacha, las lanzas consta sólo del mango y una hoja afilada en su extremidad.

Puntas de lanza

Se podría decir que la alabarda es un tipo de lanza.

ALABARDA MEDIEVAL

Los soldados que portaban alabardas son conocidos como alabarderos e inicialmente formaban parte del cuerpo del ejército aunque más tarde se ocuparon de tareas como custodiar o rendir honores a Reyes, príncipes o nobles.

Alabarda medieval española s. XVI

En la actualidad se sigue usando para desfiles, recreaciones y otros actos públicos. Una estampa muy popular con alabarderos es la Guardia Suiza del Vaticano. También se suele emplear como elemento decorativo.

Alabarderos de la Guardia Suiza del Vaticano
Alabarderos de la Guardia Suiza del Vaticano

advertising Espadas romanas



 VER MÁS LANZAS Y ALABARDAS

VER OTRAS ARMAS MEDIEVALES

Espadas Tizona y Colada del Cid Campeador

La Tizona es una de las dos espadas (Colada y Tizona) más célebres de El Cid Campeador, Rodrigo Díaz de Vivar (1043-1099), capturada al Rey Búcar de Marruecos en Valencia, y que más tarde regaló a su sobrino, Pedro Bermúdez.

ESPADA COLADA CID

En el cantar de Mío Cid se cita la lucha de El Cid con Ramón Berenguer II, Conde de Barcelona, en Tevar (Morella), al cuál vence, le hace prisionero y se apodera de la espada Colada.

Otra de las espadas de El Cid, según un romance anónimo, perteneció al caballero castellano Mudarra, con la que El Cid se enfrentó y dio muerte al conde Lozano para vengar a su padre.

ESPADA TIZONA CID EN ORO

En el año 1503, Gonzalo de Bricio, por mandato de la Reina Isabel La Católica, realiza un inventario de las armas que se hallaban en el Alcázar de Segovia, y entre las que se describe La Tizona.

Espada Tizona Cid con puño cincelado

Entre los años 1560 y 1621, Fray Prudencio de Sandoval en su crónica de los Reyes de Castilla y León, menciona la Tizona que tienen en su mayorazgo los marqueses de Falces, y que al parecer le fue cedida por el Rey Fernando El Católico como premio a sus servicios, con la condición de llevarla a Palacio para que jurasen los Reyes de España, como así lo harán también los Falces en la transmisión del Marquesado.

ESPADA TIZONA CID CON PUÑO CINCELADO

Con los marqueses permanece hasta 1936, en que desaparece de su domicilio, con los documentos de otorgación y legitimación. La espada volvió a aparecer tras la Guerra Civil, en 1939, en el castillo de Figueras, desde donde fue traslada al Museo del Ejército en Madrid.

Su hoja mide 0’785 m. de largo por 0’045 m. de ancho.

Según los estudios realizados en la Universidad Complutense, la hoja es contemporánea del Cid y de gran calidad, no así la empuñadura, que parece datar de la época de los Reyes Católicos.

Lleva inscritas dos leyendas:

IO SOI TISONA FUE FECHA EN LA ERA DE MILE QUARENTA

AVE MARIA GRATIA PLENA DOMINUS TECUM

colada-tizona

VER MÁS ESPADAS TIZONAS Y COLADAS DEL MIO CID