Brazaletes Templarios

Para los caballeros templarios sus afiladas espadas y sus briosos caballos eran muy apreciados por ellos y podría decirse que eran parte de su identidad. Estos grandes y valerosos guerreros cubrían sus cuerpos con cotas de malla para luchar, las cuales se calentaban excesivamente con el sol de Tierra Santa, por lo que las cubrían con una capa blanca a la que se cosía una cruz roja, así podían también ser reconocidos en combate.

Otras partes de su cuerpo, como las manos y sus brazos, las protegían con brazaletes. En ellos también solían inscribir las cruces templarias que fueron como su símbolo o signo identificador. Hay varios tipos de cruces Templarias.

Los Caballeros Templarios utilizaron la cruz Latina correspondiente a las iglesias de la cristiandad latina y en las iglesias monásticas de los benedictinos medievales.

La Cruz Paté la podemos encontrar con frecuencia en sellos, edificios, documentos, capas, brazaletes relacionados con los caballeros Templarios. El color de esta cruz está relacionado con los distintos tipos de Ordenes; como por ejemplo la cruz paté roja corresponde a la orden Templaría, la cruz paté blanca está relacionada con los Caballeros Hospitalarios y la negra corresponde a los Caballeros Teutónicos.

La cruz de Malta fue adoptada durante el liderazgo de Roberto de Croan y posteriormente por los Hospitalarios, cuyos brazos terminaban en punta, la de los templarios terminaban en medio circulo.

La cruz de Jerusalén tiene cuatro remates rectos, representando las cuatro esquinas del mundo, los cuatro elementos. Los caballeros Templarios, la usaban en sus campañas.

La cruz Bizantina es una cruz de remates ponteados. La última de las que podemos llamar Cruces Templarías o utilizadas por los Caballeros del Temple. También aparece en sus encomiendas. Es generalmente usada por la Iglesia Ortodoxa Griega.

VER MÁS BRAZALETES TEMPLARIOS

VER OTROS BRAZALETES DE ÉPOCA

Armaduras mujeres guerreras medievales

En la Edad Media había mujeres guerreras? Y cómo eran sus armaduras? No hay muchas referencias históricas ni pictóricas sobre las armaduras de las guerreras medievales, pero parece ser que en la Segunda Cruzada hubo mujeres que vestían armaduras, pertenecían al pueblo franco demostrando que tanto hombres como mujeres iban a la guerra cuando era necesario.

La armadura siempre se ha asociado con la masculinidad y con la clásica coraza masculina y las cotas de malla. La valiente Petronilla de Grandmesnil (1145 – 1212) fue capturada mientras luchaba contra el rey Enrique III e iba ataviada con cota de malla.

Leonor de Aquitania, noble francesa y reina consorte de Francia e Inglaterra participó en la Segunda Cruzada para darlo todo por Tierra Santa, portaba cota de malla y armadura.

Margarita de Beverley, que participó en la defensa de Jerusalén durante la Tercera Cruzada, se cubría con un casco mientras llevaba agua a los hombres que se encontraban en la muralla.

Juana de Arco fue una valiente luchadora que llevaba una armadura a medida que pudiera ajustarse a sus atributos femeninos pero manteniendo la masculinidad.

Como vemos, las guerreras de la Edad Media cabalgaban y luchaban con armaduras, ya fueran metálicas o de cuero grueso y resistente, en tiempos de guerra.

Sin lugar a dudas la mujer ocupó un importante puesto en la historia de la guerra y de la paz en el medioevo, pero sus hazañas seguramente no han sido destacadas por el simple hecho de ser mujeres.

La sociedad medieval estaba articulada y vertebrada en función de la guerra, indisolublemente vinculada al ejercicio del poder y al prestigio y preeminencia social. Las mujeres medievales, ya fueran campesinas, burguesas o damas de la nobleza, vivían la guerra, la sufrían, la protagonizaron, lo mismo que la construcción de la paz.

VER ARMADURAS MUJER GUERRERA MEDIEVAL

VER MÁS PIEZAS DE LAS ARMADURAS