Cofia mesonera medieval

La cofia de la mujer en la Edad Media servía para recogerse el cabello o para cubrirse la cabeza dando a conocer su condición de casada. Su mayor auge lo tuvo en el siglo XV.

Solían estar realizadas en telas de lienzo, lino, seda o eran de red. Exigía un trabajo de confección para amoldarla a la cabeza. Se sujetaba con agujas, alfileres y prendedores de pelo.

En la segunda mitad del siglo XV en España se prefirió cofias que dejaran lucir el cabello, por lo que se puso de moda una redonda, de lencería blanca, a veces adornada con un bordado. La forma de llevarla puesta siguió la moda de otros tocados: llegando hasta la frente o puesta ligeramente hacia atrás.

La mujer en la sociedad medieval, debía organizar la casa y estar al cuidado de los hijos. Eran muy pocas las que trabajaban fuera del ámbito familiar, de forma independiente aprendiendo un oficio artesano, o sirviendo en casas de nobles, o atendiendo tabernas o mesones que eran posadas donde los viajeros acudían a alimentarse o a descansar durante sus recorridos.

VER MÁS COFIAS MEDIEVALES

VER OTROS TOCADOS Y CRESPINAS MEDIEVALES