Decoración para cuello de caballo medieval

Los caballos en la Edad Media se diferenciaban de los caballos actuales en la variedad, complexión y tamaño. Eran en promedio más pequeños que los equinos modernos. Además, cumplían un papel más central en la sociedad medieval siendo esenciales para la guerra, la agricultura, la diversión y el transporte.

Numerosos juegos medievales se basaron en el uso del caballo, como los torneos y justas, donde los caballeros cabalgaban sobre sus monturas simulando combates (o a veces realizando verdaderas batallas) bien fuera por diversión o para resolver disputas personales.

Los caballos eran vestidos con gualdrapas, unas telas que los cubrían casi por completo, que cumplían una función decorativa y frecuentemente portaban los colores y escudos del señor o caballero que lo montaba.

En las justas también se desarrolló a mediados del Siglo XIV diversas piezas metálicas que cada vez fueron multiplicándose hasta cubrir al corcel casi por completo (a finales del Siglo XV) protegiendo al animal.

En muchas ocasiones se crearon leyendas en torno a los caballos particulares de algunos famosos caballeros, los cuales tenían nombre propio, como es el caso del Cid Campeador y su Babieca, Don Quijote de la Mancha y su Rocinante, el Rey Arturo y sus Llamrei y Hengroen y el rey San Ladislao I de Hungría y su corcel Szög.

El caballo en la Edad Media significaba prestigio social, pues era costoso mantener el animal, y no todos podían darse ese lujo. Los siervos y esclavos estaban totalmente excluidos en este sentido, y solo los libres con las suficientes posibilidades económicas podían tener uno o varios corceles. Por lo general entre la nobleza y la aristocracia tenían varios caballos, uno para torneos, otros para las batallas, y otros para cazar y pasear.

En la batalla se utilizaron piezas de armadura similares a las de los torneos y justas, aunque más ligeras para facilitar la carga y el combate. Según registros se sabe que bizantinos, turcos y mongoles fueron conocidos por cubrir a sus animales con gualdrapas hechas con cota de malla a mediados del Siglo XII.

 

El uso del caballo en la batalla se mantuvo constante durante toda la Edad Media, inclusive tras la aparición de las armas de fuego y el uso de la pólvora en la segunda mitad del Siglo XIV. Inclusive durante gran parte de la Edad Moderna, el caballo continuó siendo el animal de batalla más utilizado en el mundo.

 

VER PRODUCTOS PARA TORNEOS Y JUSTAS MEDIEVALES

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802