El Castillo de Peracense

El castillo de Peracense es uno de los más bellos y desconocidos castillos aragoneses. Rodeado de un entorno natural único, sus constructores aprovecharon la topografía original del terreno para construir un enclave defensivo de primer orden. Se asienta a 1.365 metros sobre el nivel del mar, sobre una prolongación rocosa de rodeno fuertemente escarpada, que pertenece a la terminacion sur de Sierra Menera, junto al cerro de San Ginés (Teruel).

CASTILLO PERACENSE

Es una fortaleza conformada por tres recintos concéntricos que se asientan sobre afloramientos de areniscas rojas (micáceas del buntsandstein), que fueron parcialmente picados y modificados para mejorar la defensa. Precisamente esta arenisca (rodeno), en forma de megalitos, mampuestos y sillares asentados con morteros de cal o yeso, es el material principalmente utilizado en la construcción de los muros de esta fortaleza. Esto es su principal atractivo: el precioso color rojizo del Castillo que juega armónicamente con el color rojizo del terreno, lo que le confiere una tonalidad roja única, natural y espectacular. La madera se empleó en el castillo en menor medida y siempre en vigas y almojayas.

CASTILLO DE PERACENSE

El lugar fue ocupado desde finales de la Edad de Bronce, para ser ocupada de nuevo en la época de dominación musulmana, en los siglos X y XI. Pero es en la Edad Media cuando su importancia estratégica se acrecienta por su posición limítrofe entre los reinos de Castilla y Aragón y de los señoríos de Albarracín, Molina de Aragón y Comunidad de Daroca. El castillo se amplió y reformó a mediados del siglo XIV.

CASTILLO DE PERACENSE 1

MAPA CASTILLO PERACENSE

VER PRECIOSOS ARTÍCULOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL