Espadas Celtas

Los celtas no solo eran buenos guerreros sino que hacían de la guerra un arte. Se agrupaban en clanes con un fuerte concepto de familia. Llegan a la Península Ibérica hacia el siglo VIII A.C., antes que los griegos. Celtas e íberos, desarrollan una original fusión cultural. Los celtas eran especialmente expertos en el trabajo primario del metal (Edad de Hierro) que se reflejó en sus armas, especialmente en espadas, cuchillos y dagas, al igual que cascos y cotas de malla.

Espada Celta forjada a mano

Las más famosas son sus espadas celtas de antenas que eran largas y pesadas y de las que los celtas se sentían muy orgullosos y seguros en la batalla, con empuñadura sólida y con un pomo en forma antropomórfica de antena que podía estar recubierto con pan de oro o con incrustaciones de materiales preciosos, como ámbar y marfil y las vainas se adornaban con hermosos motivos grabados.

Espada Celta de antenas. Acabado en viejo.

La Téne era otra de sus espadas más conocidas, era de doble filo y hoja recta de unos 60-90 cm, muy pesada y contundente, su uso se extendió por toda la Galia y por vastas zonas del mundo ibérico, sobre todo la zona nororiental. Los romanos temían mucho este tipo de armas y se horrorizaban por las terribles heridas que causaban.

VER MÁS ESPADAS CELTAS