La Celada Medieval

La celada surgió a principios del siglo XV, en Alemania. Podía ser usada formando parte de una armadura completa, o bien solo como protección de la cabeza. Su ala trasera, de generosas dimensiones, proporcionaba una eficaz protección a la nuca. La usaron indistintamente caballeros como parte de su arnés, así como por peones, piqueros, ballesteros y demás tropa de a pié.

CELADA ALEMANA FUNCIONAL DE CABALLERO

Entre los años 1450 y 1500 casi nadie iba a la guerra sin contar al menos con una protección en la cabeza y esta solía ser una celada. Solían tener diseños simples, pero efectivos. El efecto psicológico por el aspecto “deshumanizado” de una celada es un signo propio de las tropas mercenarias, que no solo eran apreciados por ser peligrosos, sino también por parecerlo. Existen varios diseños expuestos en museos, datando la mayoría del periodo final del siglo XV, y casi todos cuentan con visores perforados para mejorar la respiración.

CELADA ALEMANA FUNCIONAL ABIERTA

Los tipos de celadas más representativos pueden ser: 1) Una pieza dotada de un visor abierto en el frontal del casco, su diseño estaba concebido para repeler los golpes dirigidos a la cabeza: forma globular con una pequeña cresta, acusado ángulo frontal y, como innovación en la época, un largo cubrenuca. Para proteger la parte inferior de la cara se añadía una gorguera dotada de babera, pieza que cubría la mitad inferior del rostro y que podía quitarse o ponerse a voluntad. El interior de la celada iba provisto de una guarnición para asentarla en la cabeza. 2) Celada con el visor articulado y el cubrenuca, más amplio que el anterior, formado por varias launas articuladas para permitir movimiento vertical a la cabeza.

Celada con visor

3) Una versión más desarrollada de la anterior, con un visor que cubre enteramente el rostro si bien, bajo el mismo, podía seguirse usando la babera como protección adicional. 4) El modelo más simple, usado por tropas de a pie, carece de visor para permitir un mayor campo visual, pero conserva su largo cubrenuca articulado. Como en las anteriores, podía usarse la babera como protección adicional.

CELADA FUNCIONAL SIGLO XV

Una celada venía a pesar aproximadamente unos dos kilos, y la babera unos 500 gramos, que si los comparamos con el peso de un yelmo de cimera supondría un 50% menos de peso con una protección igual o superior. Las celadas pertenecientes a personajes adinerados solían ir ricamente decoradas y su guarnición era más lujosa que la habitual a base de algodón relleno de crin.

 CELADA MEDIEVAL DE INFANTERÍA

VER MÁS CELADAS MEDIEVALES

VER MÁS CASCOS HISTÓRICOS

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802