Percheros en forja medieval

En la Edad Media no existían los armarios roperos que hoy conocemos y la ropa no se colgaba sino que se guardaba en arcas y arcones. En la época medieval la percha era una vara larga vertical fijada en locales o casas donde se colgaba enganchada en el extremo superior de manera transitoria el manto, capa o capote. Existían distintos tipos de colgadores o percheros, algunas varas empotradas en la pared con varios palos salientes que permitían colgar varias prendas sin amontonar unas sobre otras.

Desde entonces el perchero es un mueble destinado a colgar abrigos, sombreros u otras prendas, que se cuelga de la pared y tiene varios soportes alineados sobre los que se cuelga la ropa. Actualmente los percheros son muebles prácticos que se utilizan para colgar prendas de abrigo como bufandas, sombreros, abrigos, etc. e incluso complementos, como bolsos. Son útiles para ordenar las prendas y tenerlas recogidas en un solo lugar y no dispersas por la vivienda.

Los percheros resultan también imprescindibles en las oficinas, despachos, salas de reuniones y otros lugares de trabajo a los que el personal accede con su ropa de abrigo. En tales casos, suelen colocarse a la entrada o junto a una pared en un lugar discreto de la estancia. El colgador de pared tiene la ventaja de ocupar poco espacio. Puede situarse incluso detrás de una puerta aprovechando de este modo un espacio inútil. Los percheros de pared pueden instalarse en diferentes habitaciones de la vivienda como cuartos infantiles, dormitorios, cuartos de baño, etc.

Los percheros con decorados medievales son muy bonitos, elegantes y aportan un toque especial donde se coloquen. Os presentamos también percheros con motivos templarios que no os dejarán indiferentes.

VER PERCHEROS EN FORJA MEDIEVAL

VER PRECIOSOS PRODUCTOS MEDIEVALES EN FORJA

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802