Castillo de San Juan, en Blanes

El castillo de San Juan (en catalán, castell de Sant Joan) es una fortificación española situada en la cima del cerro San Juan en Blanes (Gerona). Desde allí, a 180 metros de altitud, se puede contemplar una vista de la ciudad y la comarca de la Selva y, por el sur, en los días despejados, se puede llegar a divisar la silueta del monte Montjuic en Barcelona. Es uno de los principales puntos turísticos de la Costa Brava Catalana.

CASTILLO SAN JUAN BLANES

El castillo fue construido por orden de Grau de Cabrera a mediados del siglo XIII sobre una fortificación existente. En el siglo XVI se levantó una torre de vigilancia para dominar la panorámica y atalayar a corsarios y piratas bárbaros del Mediterráneo. Luego fue vendido a Francesc Montcada, conde de Aitona.

CASTILLO SANT JOAN BLANES

El Castillo de Sant Joan, también denominado Castillo de Forcadell, está documentado en el año 1002, se conserva la torre de defensa, de unos 15 metros de altura por 8 metros de diámetro exterior, y un fragmento de la muralla. Como muchos otros castillos de la costa en la época, originalmente fue construido como edificio de defensa, especialmente ante los ataques procedentes por mar, y más en concreto de los piratas.

CASTILLO SANT JOAN

Ya en el siglo XIV formó además parte del conjunto de castillos y fortificaciones que, con el objetivo de defender Barcelona por el norte, se podían comunicar en linea (mediante señales sonoras o de humo) hasta llegar a la ciudad condal. A este grupo de castillos se les denominó linea de la Tordera (en referencia al río que los cruza).

TORRE CASTILLO SAN JUAN BLANES

La torre se divisa desde prácticamente cualquier punto de Blanes, y su acceso por carretera permite además contemplar una preciosa vista de la villa, de sus playas y del mar a nuestros pies. La misma montaña también acoge la Ermita de Sant Joan, la cual por falta de espacio se edificó fuera del recinto fortificado, probablemente en el s.XIII.

VER PRECIOSOS ARTÍCULOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

Castillo de Peralada

El castillo de Peralada, mencionado ya en el siglo IX con el nombre de castillo Tolón, fue el centro del condado de Peralada. La dinastía de los vizcondes de Peralada se inició con Berenguer, hijo del conde Ponce I de Ampurias, que al morir su padre se convirtió en señor de Peralada. Más tarde, los vizcondes llevaron los apellidos de Quermançó y Rocabertí.

Castillo Peralada

En 1285, durante la invasión francesa del Ampurdán, durante la Cruzada contra Cataluña de Felipe el Atrevido, el castillo fue destruido y la población incendiada. Los restos de este primitivo castillo y de la iglesia parroquial de San Martín están en la parte superior del casco urbano. A mediados del siglo XIV fue construido un segundo y nuevo recinto de murallas, más amplio, y el nuevo palacio de los Rocabertí levantó extramuros. En 1472, durante la guerra de los Remences, el rey Juan II volvió a invadir y ocupar el castillo y años después, en 1599, el vizconde Francesc Jofre de Rocabertí fue investido conde de Peralada por Felipe III de España.

Castillo Peralada jardin

Ha sido objeto de varias reformas y ampliaciones, la fachada oriental es de estilo renacentista y al final del siglo XIX fue nuevamente ampliado, bajo la dirección del arquitecto francés Grant. Lo rodea un gran jardín.

Castillo Peralada bodega vinos

El palacio fue adquirido en 1923 por Miguel Mateu y Pla, que reunió una notable colección de arte (cristales, cerámica, pintura, libros, manuscritos) y patrocinó la edición de libros eruditos «Biblioteca de Peralada». Hoy, la propiedad sigue en manos de la familia Mateu y es la sede de una bodega de vinos, por lo que no se puede visitar en su totalidad. Sin embargo, en una parte del castillo se encuentra el casino, y los jardines permanecen abiertos en julio y agosto con motivo del Festival Internacional de Música de Peralada.

Castillo Peralada Casino

VER PRECIOSOS ARTÍCULOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL