Accesorios medievales: bisutería gorro tiara capucha tocado crespina cofia canana vaina bolsos cinturón brazalete calzado cuernos guantes polaina tahali

Candados, grilletes y llaveros medievales

El candado es milenario, unos creen que es de origen chino y otros egipcio. Parece ser que en Egipto el robo no era un delito, era un oficio donde existía un jefe a quien entregaban lo robado y quien se ponía en contacto con el dueño del objeto sustraído para ajustar el precio o rescate de lo robado, en caso de que quisiera recuperarlo.

En Siria fueron de uso frecuente ciertos candados de inspiración griega. También en Esparta, hacia el siglo V a.C. se consideraba el robo como un trabajo, sólo el ladrón cogido in flagranti era castigado no por ladrón, sino por haberse dejado sorprender.

Los antiguos romanos tenían candados para proteger las puertas de las casas, artefactos de alguna sofisticación como puede verse en la colección que guarda el londinense British Museum, procedentes muchos de ellos de tumbas romanas de los primeros siglos del cristianismo.

Los mercaderes medievales incentivaron la inventiva de cerraduras fiables que pusieran a buen recaudo sus fortunas. Baúles y guardarropas, cofres y arcones se aseguraban con fuertes candados.

Se pusieron de moda los candados grandes profusa y artísticamente adornados, y en vez del pasador horizontal se generalizó el uso del fiador de gozne, con lo que se dificultaba a los ladrones tener éxito con sus ganzúas.

A lo largo de la Edad Media adquirieron su forma actual, aunque sus mecanismos eran fácilmente violables. En el siglo XIX se habló de candados de secreto y combinación, sin llave, que se abrían mediante una clave formada por letras alineadas.

Los grilletes eran instrumentos de tortura que consistían en un collar de acero unido a la pared o a un árbol por medio de una cadena corta. Este aro metálico era puesto en el cuello y las muñecas del torturado y asegurado con un candado. Su utilización más común era en la picota para delincuentes eclesiásticos o civiles.

Había grilletes que se sujetan a un solo tobillo cuya cadena se unía a una pesada bola de acero o plomo.

Los grilletes también fueron usados como castigo para los esclavos negros, tanto en Europa como en el Nuevo Continenete. Lamentablemente la esclavitud fue abolida hace poco tiempo y durante muchísimos siglos se aplicaron a los esclavos muchos instrumentos de tortura sin ningún control legal, contraviniendo las más elementales normas de respeto a los derechos y la dignidad de las personas humanas.

Los llaveros con decoración estilo medieval y templaria nos resultan muy útiles para guardar las llaves de casa, de la oficina, del coche, etc.  Son bellos, prácticos y diferentes por su estilo y temática.

Puedes adquirirlos en diferentes materiales, todos de muy buena calidad.

Llaveros medievales
 

VER MÁS CANDADOS Y GRILLETES MEDIEVALES

VER MÁS LLAVEROS ESTILO MEDIEVAL

Botas medievales en cuero

Las botas son un calzado, generalmente de cuero, que resguarda el pie y parte de la pierna. Es indudable que el calzado es parte fundamental de la indumentaria medieval y las botas y polainas no pueden faltar para quien luce un bello traje medieval.

Bota polaina cuero negro

Calzarse ha sido una necesidad para caminar sin hacerse daño. Con el paso de los siglos se convierte en un elemento de moda. Se diseñan los zapatos siguiendo los gusto de la época y sirven, junto junto con el vestido, para diferenciar los grupos sociales. Históricamente, las botas han sido prenda de labradores, pastores y militares. Abrigaban mejor que el calzado tradicional de la época medieval.

Para calzado medieval servían según la clase social del sujeto, las botas, las antiguas sandalias, los zuecos, los borceguíes y los zapatos muy puntiagudos e incluso las mismas calzas o calcetines, que a menudo llevaban adheridas al pie unas suelas puntiagudas y largas.

Durante la Edad Media, la forma del calzado era muy diversa, existiendo botas altas y bajas. Entre los materiales predominaban el cuero de vaca o de cabra.

Las botas siguen siendo en la actualidad un modelo muy frecuente entre mujeres y hombres, pero en el medioevo era un calzado típicamente masculino.

VER BOTAS MEDIEVALES EN CUERO

VER POLAINAS MEDIEVALES

VER ROPA MEDIEVAL

Bolsa medieval para pócimas mágicas

Por pócima se entiende una bebida medicinal elaborada con materias vegetales que tiene poderes mágicos y un sabor desagradable. También se le conoce como brevaje, potingue o poción. En medicina antigua, era un preparado líquido de un peso de cuatro a seis onzas que se daba a cucharadas.

Existían pociones antiespasmódicas, anodinas, tónicas, estimulantes, atemperantes, etc. según los principios medicamentosos que formaran la base de su composición, por participar de las propiedades de ellos.

En las leyendas, las pociones mágicas son bebidas que sirven para curar, para hechizar o para envenenar. Son los magos, los hechiceros y las brujas quienes preparan las pociones y para ello emplean la magia junto con la mezcla de ciertas sustancias. La creación de pociones era una práctica común de la alquimia.

Entre las pociones más conocidas están:
El filtro de amor, que se supone que hace que una persona se enamore de otra.
El elixir de la vida.

Las pociones son muy recurrentes en juegos de rol y otros juegos ambientados en la fantasía medieval. Os presentamos este precioso bolso medieval con 3 botes para llevar las pócimas mágicas. Fabricado en cuero natural. Viene preparado para llevar colgado en el cinturón. Incluye los 3 botes vacíos. También hay con dos botes.

Y las varitas mágicas, al igual que el gorro de mago son complementos necesarios para los y las hechiceras.

VER BOLSA MEDIEVAL PARA PÓCIMAS MÁGICAS 

VER VARITAS Y BASTONES MÁGICOS

VER GORRO EN LANA DE BRUJA

VER GORRO EN LANA DE MAGO

VER OTROS BOLSOS MEDIEVALES