Espadas Ceremoniales

Las espadas ceremoniales son espadas particulares que constituyen un símbolo que representan a un grupo o institución tradicional e histórico. Son usadas en sus reuniones privadas cuando se congregan los miembros de esa agrupación concreta y suponen para ellos un signo de orgullo y de distinción, especialmente cuando se trata de ceremonias o galas especiales.

Espada Templaria

Generalmente llevan su vaina propia para poder guardarlas dentro y portarlas con el uniforme o traje ceremonial propio.

Espada masónica con vaina y cinturón

Algunas llevan escrituras serigrafiadas y están más adormadas que otras y sus materiales son de mejor calidad. Las espadas ceremoniales más conocidas son las espadas templarias y las espadas masónicas.Sable masónico

Como espadas ceremoniales también tenemos las espadas para las bodas, en las cuales se pueden inscribir los nombres de los celebrantes y la fecha de la ceremonia nupcial.

Y, entre las más demandadas, tenemos las espadas para la primera comunión que se pueden obsequiar tanto al niño como a la niña, con la inscripción de su nombre y la fecha de la ceremonia de la Primera Comunión.

VER MÁS ESPADAS CEREMONIALES

 VER OTRAS ESPADAS

Espadas de Carlos I de España y V de Alemania

Carlos I de España y V de Alemania ( Karl V en alemán) nació el 24 de febrero de 1500 y falleció el 21 de septembre de 1558. Carlos I fue rey de España entre los años 1516-1556 y Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico entre los años 1519-1558 conocido como Carlos V.

Espada Mandoble de Carlos I de España y V de Alemania
Espada Mandoble de Carlos I de España y V de Alemania

Fue el heredero de las principales dinastías de Europa: la Casa de Habsburgo de la monarquía de Habsburgo, la Casa de Valois-Borgoña del ducado de Borgoña, y la Casa de Trastámara de la Corona de Castilla y León y Aragón. Gobernó sobre extensos dominios en el centro, oeste y sur de Europa y las colonias españolas en el Norte, Centro y Sudamérica, el Caribe y Asia.

Carlos I se convirtó en rey después de la muerte de su padre Felipe el Hermoso ya que era el hijo mayor. Él fue la primera persona en gobernar Castilla-León y Aragón al mismo tiempo, supuestamente co-reinó con su madre Juana la Loca pero eso fue solo un detalle técnico dado la inestabilidad mental de su madre. En 1519 Carlos sucedió a su abuelo Maximiliano como emperador del Sacro Imperio Romano y archiduque de Austria.

A partir de ese punto el reino de Carlos ha sido descrito como “el imperio en el que el sol nunca se pone” ya que abarcaba cerca de cuatro millones de kilómetros en toda Europa, el Lejano Oriente y las Américas.

La mayor parte del reinado de Carlos V la dedicó a la guerra de Italia contra los reyes de Francia Francisco I y Enrique II, saliendo victorioso de las guerras obligando a Francisco formar una alianza franco-otomana. Aparte de esto, Carlos V es conocido por su importante papel en la oposición de la Reforma Protestante.

Él quería evitar a toda costa que las guerras de religión se expandiesen, ya que varios príncipes alemanes abandonaron la Iglesia Católica y formaron la liga de Esmalcalda para oponerse a la autoridad de Carlos con la fuerza militar. Los protestantes fueron derrotados en la batalla de Mühlberg en 1547, y poco después legalizó el luteranismo en el Sacro Imperio Romano con la Paz de Augsburgo.

Mandoble Carlos V en oro

En el Nuevo mundo, Carlos V supervisó la colonización española de las Américas, incluyendo la conquista tanto del Imperio Azteca como del Imperio Inca. La cristianización rápida de la Nueva España fue atribuida al milagro de la Virgen de Guadalupe. El éxitos comercial del viaje de Magallanes (la primera circunnavegación de la Tierra) enriqueció a Carlos V con la venta de esclavos, además sentó las bases del Imperio Oceánico del Pacífico de España, y junto con Ruy López de Villalobos comenzó la colonización española de las Filipinas.

Aunque siempre luchaba, Carlos V era un gran amante de la paz, y todas sus guerras eran prácticamente defensivas. “No codicioso de territorio”, escribió Marcantonio Contarini en 1536, y “la mayor parte codicioso de paz y tranquilidad”. Carlos V se retiró en 1556, y la monarquía de Habsburgo pasó al hermano menor de Carlos que se llamaba Fernando, mientras que el Imperio Español fue heredado por su hijo Felipe II. Los dos imperios se mantendrían aliados hasta el siglo XVIII.

Después de tantas guerras y conflictos, Carlos V entró en una fase de reflexión: sobre sí mismo, sobre la vida y sus vivencias y, además, sobre el estado de Europa. La vida terrenal de Carlos V estaba llegando a su conclusión. El balance de su vida no era del todo positivo ya que se dio cuenta de que su intento de formar un Imperio universal bajo los Habsburgos había fracasado. Él mismo se nombró el primer y más ferviente defensor de la Iglesia Romana, pero tampoco pudo impedir el asentamiento de la doctrina luterana.

El emperador, ya que ningun rey ha logrado tener un imperio tan grande como él tuvo.

La mayor parte de su vida sufrió de indigestión porque tenía una deformidad en la mandíbula inferior que le impedía masticar la comida adecuadamente. Las generaciones posteriores también padecían esta enfermedad dando lugar al término de mandíbula de habsburgo. También sufrió de epilepsia que fue causada probablemente por una dieta que consistía principalmente de carne roja. Su enfermedad empeoraba y su retiro se realizó en el monasterio de San Yuste en una litera.

Una rampa fue construida especialmente para que éste pueda acceder fácilmente a sus habitaciones. Finalmente, un 21 de septiembre de 1558 falleció de paludismo tras un mes de agonía y fiebres, causado por la picadura de un mosquito proveniente de las aguas estancadas de uno de los estanques construidos por el experto en relojes e ingeniero hidrográfico Torriani.

espada-carlos-v-de-cazoleta-en-plata

VER MÁS ESPADAS DE CARLOS I DE ESPAÑA Y V DE ALEMANIA

VER OTRAS ESPADAS HISTÓRICAS