A lo largo y ancho del territorio español se celebran fiestas medievales que mantienen y reviven el orgullo tradición y cultura de nuestros orígenes y raíces

Factores medievales determinantes en Occidente

La Edad Media, abarca diez siglos, del V a XV, con una propia cultura literaria, filosófica y científica. No fue tan oscura como muchos pretenden hacerla ver, sino que se dieron elementos, circunstancias e influencias que contribuyeron a producir los factores medievales determinantes que abrieron la puerta a la Edad Moderna y a la cultura Occidental que hoy conocemos.

La ciudad medieval, con una gran pobreza material, era compensada por organizaciones comunales, como las cofradías, que no solo eran comunidades fraternales religiosas con un culto común a un santo patrono, a la Virgen o al Espíritu Santo, sino que también constituían una asociación de ayuda mutua a los miembros más desamparados y realizaba una importante labor comunitaria, especialmente para las viudas y huérfanos.

De las cofradías surgieron las corporaciones o gremios de oficios y trabajos, con intensos lazos de solidaridad y actividades religiosas y seculares como celebraciones de misas por cofrades difuntos, representaciones religiosas en las grandes fiestas, la comida comunal, la regulación del trabajo y el salario y la asistencia a los agremiados en caso de enfermedad o desgracia.

La vida intelectual se concentraba en las iglesias y monasterios, ya que eran los monjes quienes tenían un mejor conocimiento del latín y el griego, recopilaban y copiaban manuscritos y códices decorándolos con primorosas miniaturas ornamentadas.

En el siglo XI comienzan a surgir las universidades, corporaciones espontáneas de maestros y estudiantes bajo la autoridad episcopal. La actividad intelectual ya no estará centrada solo en los monasterios, sino que se amplía la cultura Occidental a personas diferentes a monjes y religiosos. Los alumnos de la Edad Media estudian filosofía, teología, cuestiones jurídicas, artes o medicina, dependiendo de la universidad y de la facultad. Desde entonces hemos heredado las prácticas de los exámenes, la instrucción, las cátedras y la colación de grados. Otro hecho importante para democratizar la cultura fue la invención de la imprenta.

Las universidades del medioevo como las de Bolonia, París, Salerno, Montpellier, Oxford, Cambridge, Salamanca, Padua, Nápoles, Siena, Valladolid, entre otras, son las más antiguas en la actualidad y desde allí surgieron círculos académicos que protagonizaron apasionados debates filosóficos. La enseñanza se daba en latín, lo que contribuía a la formación de una cultura supranacional, unitaria y universal.

La literatura en la Edad Media fue prolífica en los conventos y en las universidades produciendo obras de devoción, historia, filosofía, teología y ciencia; los caballeros y los castillos divulgaron la épica, la lírica y el romance caballeresco; y las ciudades y los sectores burgueses difundieron el drama, la narrativa y el teatro.

Como ejemplo de la literatura francesa tenemos el Juramento de Estrasburgo, elaborado en 842 d.C, que preparó el desarrollo para la más importante canción de gesta épica que narra las hazañas del héroe, que fue El Cantar de Roldán, escrita hacia el año 1000 d.C. Y de la literatura española el célebre Mío Cid, redactado a mediados del siglo XII d.C. A partir del siglo XIV surge una literatura realista, crítica y mordaz, como la Divina Comedia de Dante Alighieri, Canzioniere de Francesco Petrarca o Decameron de Giovanni Boccaccio.

En el campo científico también contribuyó el contacto con el mundo oriental y árabe. Por aquel entonces, el mundo islámico se encontraba bastante avanzado en conocimientos como la astronomía, la matemática, el álgebra, la biología y la medicina.

El Camino de Santiago dio lugar a uno de los movimientos culturales más importantes de todos los tiempos, pero en la Edad Media, se requería de infraestructuras de apoyo para facilitar el tránsito de los peregrinos, como por ejemplo los hospitales, que se ocupaban principalmente del tratamiento de las heridas y algunas intervenciones y técnicas para la reducción de distintas luxaciones.

Cruz damasquinada de Santiago

VER PRECIOSOS Y VARIADOS OBJETOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL 

Maquillaje, máscaras y pelucas para los carnavales

Se acerca la época de los carnavales: más que una fiesta de disfraces son una auténtica ambientación y escenografía en la que no pueden faltar las máscaras, las pelucas y el maquillaje para conseguir esos efectos especiales y de sorpresa que tanto nos hacen reír y disfrutar.

Berrugas para la cara

Con estos elementos logramos la caracterización de épocas y personajes tan conocidos, tan variados y tradicionales en distintos pueblos y culturas.

Máscara Elven ensangrentada

Una buena máscara o un buen maquillaje con el que conseguimos dar vida a un personaje especial, no es solo algo divertido, sino que también resulta ser un trabajo serio y dedicado para lograr ese efecto impactante que no deje indiferente a nadie.

Máscara duende

Ahora puedes adquirir estas máscaras en látex de muy buena calidad, lo mismo que pelucas y maquillajes para disfrazarte, divertirte y hacer divertir a los demás, todo fabricado en Dinamarca.

Peluca y Barba RenacentistaVER MÁS PRODUCTOS DE CARACTERIZACIÓN

VER ROPA PARA CARNAVALES MEDIEVALES

El Carnaval Medieval

La  celebración del carnaval, tal como lo conocemos hoy en día, procede de la Edad Media. Realmente, el carnaval, al principio, no significaba más que el tiempo que precede a la cuaresma, establecida como tiempo eclesiástico en el siglo IV, por el Concilio de Nicea. La Cuaresma recuerda los 40 días que pasó Jesús ayunando en el desierto.

Ya en el siglo VII d.C. San Isidoro de Sevilla se quejaba que los fieles, en febrero, celebraban fiestas disfrazados por las calles, comiendo y bebiendo sin parar. Con el tiempo, ese carnaval se fue ampliando en días con las antiguas fiestas paganas del invierno, de paso de una estación a otra, aprovechando para acabar la comida acumulada en invierno.

Capa piel de cabra clara

Es un fenómeno extendido por toda Europa, o más bien por el antiguo imperio romano. En la España del siglo XIII, por ejemplo, esta fiesta era denominada entroydo o antruejo en Galicia, carnestolendas en Castilla o iñaute en el País Vasco.

MÁSCARA DE ORCO CON PELO

En el siglo XIV, en el libro del buen amor, del arcipreste de Hita, hay una referencia a la célebre batalla entre Don Carnal y doña Cuaresma. Y será en el siglo XVI, por influencia italiana, cuando finalmente se homogeneice el nombre de carnaval.

Poster padre tierra

El auge del carnaval comienza en el siglo XII. Ello es favorecido por el aumento de la población, sobre todo en las ciudades, y los estudiantes. Es la época de la implantación de las primeras universidades y los estudiantes se van a convertir en un elemento dinamizador, fundamental, en la celebración de los carnavales en muchas de estas ciudades universitarias como Bolonia, París o Salamanca.

Máscara duende con pelo

 

También, desde el siglo XIV son comunes los desfiles de personajes disfrazados y con máscaras, cantando temas satíricos e irónicos. De la misma manera, es frecuente que se celebre con luchas. Para la nobleza es un tiempo en el que suele celebrar torneos y justas. En el ámbito de la villa son comunes los enfrentamientos, más o menos violentos, entre collaciones, vecinos o cofradías.

Gualdrapa medieval Caballo Enda

El motivo central del carnaval en la actualidad son los disfraces y las máscaras.

VER PRODUCTOS CARACTERIZACIÓN

VER TRAJES PARA CARNAVALES MEDIEVALES