En A Coruña celebran varias fiestas celtas como las de Ortigueira o la Feria celta en Porto do Son. En Asturias y Cantabria también hay varios eventos celtas

Fiestas Celtas

La fecha del Festival del Mundo Celta es variable, ya que el festival se celebra al final de la segunda semana completa de julio. Como ejemplo vemos la programación en las siguientes fechas: del jueves 13 al domingo 16 de julio de 2017; del jueves 12 al domingo 15 de julio de 2018; del jueves 11 al domingo 14 de julio de 2019. Entre las variadas festividades celtas  que se celebran anualmente en España queremos destacar las fiestas celtas de Ortigueira, pueblo de la Provincia de A Coruña, Galicia, uno de los referentes mundiales de la música folk. En 2005 este certamen fue calificado como uno de los eventos de Interés Turístico Internacional. Otra festividad a destacar es la Feria Celta en Porto do Son, también A Coruña.

En el extremo Occidental de Europa, los “fisterres” o “finisterres” (que significa “Fin de la Tierra” o “Extremo Occidente”)  por ser las regiones situadas más al Oeste del viejo continente, cartografiaron los territorios de los llamados países celtas, que desde la antigüedad han sostenido relaciones comerciales y culturales que hoy en día se mantienen a través de la música y la reivindicación de unas raíces culturales compartidas, en particular el uso de una lengua celta.

Los vínculos se extienden desde Escocia hasta Galicia y su entorno, abarcando la Costa Cantábrica y parte de los territorios de la meseta, pasando además por Irlanda, la Isla de Man, Cornualles, Gales y Bretaña francesa.

Hasta el siglo V el conjunto entero de las Islas Británicas y gran parte de lo que es hoy Europa Occidental eran predominantemente celtas, pero solo los extremos situados al noroeste del continente conservaron sus lenguas y su cultura celta. Allí la romanización fue tardía o inexistente y las invasiones germánicas no las alcanzaron o no llegaron a integrar a las poblaciones locales.

Se puede considerar que casi todas las regiones del Oeste y Centro de Europa han tenido alguna influencia celta en el pasado. En algunas de ellas existen movimientos que pugnan por el reconocimiento de dichos lugares como naciones celtas como es el caso de Galicia, Asturias y Cantabria, en el norte de España.

Este fenómeno, denominado “celtofilia” o “celtomanía” se ha extendido a otros países europeos como Inglaterra y Francia, o provincias como la de León (España) o Valonia (Bélgica), justificándose casi siempre con base en una conexión cultural común de orígenes milenarios. Su origen puede estar en una reinterpretación contemporánea del folklore y de las músicas tradicionales de estos lugares, en las que como elemento instrumental común suele aparecer la gaita o cornamusa.

Bolsa Celta marrón trisquel

Los celtas de las regiones europeas, celebraban sus fiestas y ritos con los cambios de estación. Siguiendo el ritmo de las cuatro estaciones tenemos las cuatro fiestas celtas más conocidas: la de Samhain, Beltayne, Ymbolc, y Lugnasad, en ellas el hombre celta se abría a los poderes de la fertilidad, la purificación, el contacto con el mundo invisible de los muertos y la veneración del dios Lug.

Los celtas de la Península Ibérica o “celtibéricos” se llamaban de diferente manera, dependiendo de la zona o tribu donde se establecieron, tales como los Galaicos, Cántabros, Astures, Belos, titos y pelendones, Arévacos, Vacceos, Celtíberos, Vettones, Carpetanos y Lusitanos.

La transición entre el final de la Edad de Bronce y la Edad de Hierro muestran una influencia de la población local a la que se puede llamar “proto-céltica”. Los ritos relacionados con los guerreros nos manifiestan que para los celtas la guerra y la muerte eran elementos principales y muy presentes.

Existe una teoría que sostiene que el origen de la cultura celta estuvo precisamente en la Península Ibérica, en el siglo VII a.C. y se extendió desde el territorio ibérico hacia el resto de Europa, configurando así el mundo céltico europeo que conocemos.

Todos los celtas de la Península tienen armas como la espada corta de antenas, puñal, lanza, honda y hacha de mano. Son mercenarios de íberos, griegos y cartagineses. En la Hispania romana los celtas conservan sus costumbres y lenguas, sobre todo en el norte con pocas ciudades y vida pastoril, conservarán sus castros (civitas) con tierras tribales y serán auxiliares en el ejército (astures, cántabros, arévacos, vetones).

 

Con la crisis romana bajo-imperial, cántabros y vascones vuelven a sus razzias, recobran su independencia con los visigodos, al ser éstos expulsados de Francia por los francos, gobernando Hispania, y tras la caída de este reino por los musulmanes, astures y cántabros les vencen en Covadonga.

VER ESCUDOS CELTAS

VER ESPADAS CELTAS

VER OTROS PRECIOSOS ARTÍCULOS CELTAS

VER OTROS PRODUCTOS DE ÉPOCA

Disfruta las fiestas de Halloween

Estamos en el mes de octubre en el que se celebra a nivel mundial las fiestas de Halloween, también conocidas como la noche de las brujas o de los muertos. Y, aunque parezcan terroríficas, resultan ser las fiestas más alegres y divertidas de las que puedan existir. No sólo son muy esperadas por los niños y los jóvenes, sino también por los adultos y personas mayores para disfrazarse y pedir dulces, además, son un motivo para reunirse, reir y bailar.

No solo las personas nos disfrazamos de lo que queramos, todo disfraz o vestido de época vale, sino que además nos ponemos máscaras y gorros  terroríficamente simpáticos.

Las casas, oficinas, bares, restaurantes, hoteles, comercios, etc. son decorados con motivos alusivos al Halloween y por donde vayamos encontramos esta divertida decoración.

Se celebra internacionalmente en la noche del 31 de octubre, sus raíces están vinculadas con la conmemoración celta del Samhain y la festividad cristiana del Día de Todos los Santos, celebrada por los católicos el 1 de noviembre. Se trata de un festejo secular, aunque algunos consideran que posee un trasfondo religioso.

Las actividades típicas de Halloween son el famoso truco o trato y las fiestas de disfraces, además de las hogueras, la visita de casas encantadas, las bromas, la lectura de historias de miedo y el visionado de películas de terror.

El hecho de que esta fiesta haya llegado hasta nuestros días es, en cierta medida, gracias al enorme despliegue comercial y la publicidad engendrada en el cine estadounidense.

La imagen de niños norteamericanos correteando por las oscuras calles disfrazados de duendes, fantasmas y demonios, pidiendo dulces y golosinas a los habitantes de un oscuro y tranquilo barrio, ha quedado grabada en la mente de muchas personas.

VER MÁSCARAS PARA HALLOWEEN

VER HUESOS HUMANOS

VER GORROS DE BRUJA Y DE MAGO

VER ESPADA DEL DEMONIO