Túnica Manicata Romana

La túnica manicata romana o de manga corta, era muy cómoda y se colocaba fácil y rápidamente. Aunque hay versiones con mangas largas, en su gran mayoría eran sin manga o de mangas cortas.

Al ponerse la túnica, la etiqueta indicaba una maniobra que consistía en doblarla de cierta manera y ajustarla con el cinturón para que quedaran los pliegues uniformes. No llevar un cingulum o cinturón, era de mal gusto. También era muy común que la túnica fuera unos pocos centímetros más larga en la parte trasera. Esto era considerado elegante y de buen gusto.

También existía la túnica augusticlavica, con pequeñas rayas a los costados. Mientras que la túnica laticlavia, vestida por los senadores, tenía dos rayas más anchas que las augusticlavias a los costados. Esas eran de color purpura y cuando se vestían junto a la toga praetexta combinaban de tal manera que era casi inevitable ver el rango social de la persona que la vestía.

No era normal que las túnicas de campaña del legionario romano tuviesen mangas muy largas. Las túnicas usadas por los gladiadores eran especiales porque dejaban un hombro al descubierto.

VER TÚNICA MANICATA ROMANA

VER MÁS TÚNICAS ROMANAS Y DE ÉPOCA

¿Tienes preguntas? Te ayudamos: ☎ WhatsApp: (34) 637666802