Armaduras decorativas y funcionales de combate con gorjal hombreras brazales grebas peto escarcela codales guanteletes protección piernas cota de malla

Fiestas Romanas

La Península Ibérica estuvo bajo el poder de los romanos entre los años 218 a.C. al 409 d.C. La llegada de los romanos a la Península Ibérica se da en el año 218 a.C., cuando desembarca un ejército del Imperio en Ampurias. El comandante del ejército invasor se llamaba Cneo Escipión.

Una de las características principales de la conquista romana es la lentitud con que se realiza: sólo 200 años después de su llegada, podemos hablar de un control de Roma sobre el territorio de la Península (Hispania).

El símbolo principal de la resistencia a la conquista romana es la ciudad de Numancia; ciudad pequeña en el norte de Castilla, cuyos habitantes resistieron un sitio de 8 meses, por un ejército de 60.000 soldados, comandados por Escipión Emiliano, considerado el mejor general de Roma en aquel año (133 a.C.). Después de sufrir hambre y la pestilencia de sus propios muertos, los numantinos prefirieron suicidarse antes que rendirse ante las fuerzas invasoras.

Es con la invasión de los romanos que los españoles inventaron la táctica de la guerra de guerrillas.

Es a los romanos que se les debe la unificación política de la Península Ibérica. Antes de su llegada, la Península era un simple concepto geográfico, habitado por un gran conjunto de tribus de naturaleza muy heterogénea.

Lo que Roma trajo a España:

1. El principio del municipio: es la organización local que establecen los romanos alrededor de toda la Península. Tiene un carácter de democracia incipiente. En ellos, los hombres libres elegían por votación a sus magistrados y funcionarios, en cuyas manos recaía toda la administración local.

2. El Derecho romano. Constituye la contribución más efectiva y duradera de los romanos no sólo a España sino a todo el Mundo Occidental. El Derecho romano afirma los derechos del individuo, tanto dentro de la familia como para efecto de la propiedad privada, con lo que se cambió radicalmente la vida pública de los pueblos indígenas, cuyo principio básico era el colectivismo.

3. El latín: una lengua común. Además de unificar política y jurídicamente la Península, los romanos la unificaron lingüísticamente: la lengua común para todos es el latín vulgar, que es la lengua que los soldados y colonos trajeron. Este latín vulgar será más tarde la base de las lenguas románicas de Europa, entre las que se incluye el castellano o español.

4. Obras de ingienería: Carreteras, puentes y acueductos. Para que la unificación política fuera efectiva, los romanos construyeron una inmensa red de carreteras y puentes que permitía viajar por toda la Península. Además construyeron acueductos magníficos, cuyo ejemplo máximo es el acueducto de Segovía, aún sigue en pie, y ha sido utilizado hasta hace pocos años. También construyeron impresionantes templos, anfiteatros, circos y baños, en las principales ciudades de Hispania. De éstos últimos sólo quedan ruinas, pero ellas nos permiten tener una idea del gran progreso urbano que Hispania experimentó bajo el dominio de Roma.

lorica-segmentata

5. La literatura. Los romanos trajeron a Hispania no sólo su literatura, mitología y cosmogonía, sino también la de los griegos clásicos, considerados sus maestros. La literatura greco-latina ha jugado un papel vital en el desarrollo de toda Europa.

6. A través de los romanos, se introduce a Hispania el cristianismo, que resultará ser más tarde la religión católica, definidora de buena parte del carácter del pueblo español. Ya en el siglo II se encuentran en la Península numerosas comunidades cristianas, de las que saldrá un buen número de mártires y santos, cuya memoria aún forma parte de las tradiciones populares y religiosas del pueblo español.

Lo que España dio a Roma:

1. España suministra a Roma muchas riquezas en la forma de metales preciosos (oro y plata) y otro metales, lana, trigo, aceite y vinos.

2. Escritores. Lo que se conoce como la Edad de Plata de Roma (Siglo I) es dominada por escritores nacidos en Hispania.

Entre ellos sobresalen: Séneca (3-65 d.C.). Nacido en Córdoba, Séneca se educa totalmente en Roma. Fue escritor de teatro y filósofo. También Lucano (39-65 d.C.), nacido también en Córdoba y sobrino de Séneca, fue poeta de gran renombre. Por último Marcial (42-104 d.C.). Nacido en la actual Calatayud, es el más español de los tres, ya que nació, creció y se educó en su tierra natal. Su obra más famosa, Epigramas, se puede considerar el antecedente primero de la picaresca española y del elemento satírico en la obra de Quevedo.

3. España dio también emperadores a Roma: Trajano, Adriano y Teodosio, son todos emperadores nacidos en Hispania, y que cumplen un papel fundamental en la unificación geográfica, cultural y espiritual del Imperio.

Espada Romana Gladius

En España existen innumerables festividades romanas, repartidas en todo el territorio. Queremos destacar algunas de ellas, sabiendo que hay muchas otras muy importantes y conmemorativas. Por ejemplo:

Fiesta de Astures y Romanos, en Astorga (León), que suelen celebrarse la última semana de julio de cada año, recordando sus orígenes con trajes tradicionales, recreaciones de luchas y deportes, mercados típicos y gastronomía romana. Con una documentación histórica intensa para recrear los orígenes de Astorga, se calcula que cada año acuden unos 30.000 visitantes.

Otra es la Fiesta de Cartagineses y Romanos en la ciudad española de Cartagena en Murcia, que comienzan el viernes siguiente al 15 de septiembre y terminan 10 días después.

También están las fiestas romanas Arde Lucus en Lugo; y las fiestas romanas Festa do Esquecemento en Xinzo de Limia (Ourense) que recrean el paso de las legiones romanas por el río del Olvido, comandadas por en Cónsul Décimo Junio Bruto. En estas fiestas gallegas los vecinos conviven durante tres días en campamentos romanos y poblados celtas realizando desfiles y animaciones teatrales. Además hay un mercado de época en distintos escenarios, con espectáculo de circo romano y batallas romanas. Suelen celebrarse a mediados del mes de junio de cada año.

Hay también mercados romanos muy interesantes como el de Guissona (Cataluña) y Sagunto (Valencia).

Pueden verse las festividades romanas en España y en otros países de Europa.

VER ESPADAS ROMANAS

VER DAGAS ROMANAS

VER CASCOS ROMANOS

VER ESCUDOS ROMANOS

VER LORICAS ROMANAS

VER ESTANDARTES ROMANOS

VER BRAZALETES ROMANOS

VER ROPA DE ÉPOCA

VER CALZADO ROMANO

VER PILUM Y PLUMBATA ROMANA

Fiestas Medievales

Resumir la historia medieval de España no es fácil porque abarca un periodo de más de mil años, entre los siglos V y XV, lleno de acontecimientos culturales, políticos y religiosos que marcarán muchos de los sucesos más importantes del medioevo español. La invasión de los visigodos se caracteriza principalmente, por no ser una conquista colonizadora: este pueblo llega a la Península Ibérica en una ola de inmigración masiva y viven al inicio como “huéspedes” del Impero Romano.

Más tarde, con la decadencia y ruina del Imperio Romano, los visigodos se aprovechan y pasan a ser la clase dominante, estableciendo un nuevo estado nacional. Es el rey Eurico (466-484) quien llevará a los visigodos a la creación de su estado independiente, que luego se convierte en el más poderoso de Occidente.

Como la cultura de los visigodos era menos desarrollada, éstos adoptan la cultura de los romanos, para el funcionamiento de su estado: la lengua oficial es el latín, los principios básicos de sus leyes se basan en el derecho romano, y el mismo rey, que se siente heredero de los emperadores de Roma, adopta la vestimenta y colores de éstos, así como su corona.

Cascos de los conquistadores españoles

A la caída del Estado Romano, la Iglesia se mantiene fuerte y poderosa. Bajo los visigodos, su presencia se hara más sólida, con hitos como las guerras de la Reconquista, el nombre de Reyes Católicos con que se conoce a Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, la conquista y colonización de América y otras partes del mundo conformando el Imperio Español. El logro mayor de los visigodos en la escena política, es la unificación de la Península. El arte en la época de los visigodos se concentra casi exclusivamente en lo religioso.

El año 1492 es clave para el futuro de España:
Se finaliza la Reconquista cristiana de la Península, con la toma de Granada, último reino árabe que sobrevivía como una isla cultural, en medio del empuje de los reinos cristianos, que desde 1250 habían reconquistado casi todo el territorio peninsular.
Se expulsa a las comunidades judías, con lo cual se completa la unificación religiosa de la Península. De aquí en adelante, España será católica únicamente.
Capitaneados por Cristobal Colón, los españoles llegan a América, y reclaman las nuevas tierras para la Corona de Castilla y la Fe Católica. Esto hace que España se convierta, en muy pocos años, en el Primer Imperio Mundial, con posesiones alrededor de todo el planeta.

En la esfera política, las colonias americanas le permitieron a España convertirse en el primer imperio realmente mundial. Lo anterior, unido a diferentes desarrollos dentro de Europa, hacen de España el estado más fuerte e importante del mundo durante muchos años.

Asimismo, en el plano lingüístico, la expansión española hacia América, otras partes de Europa y las islas Filipinas, convierten el castellano en una lengua mundial hasta nuestros días.

En 1519 Carlos V se convierte en el nuevo Rey de Castilla, luego de la muerte de su abuelo, el Rey Fernando. A partir de ese año, España se convierte en una gran potencia mundial y en el imperio más grande del mundo. Sus posesiones incluían, además de América, territorios en el norte de África, parte de Italia, Flandes y Borgoña.

A raíz de sus política exterior, Carlos V termina perdiendo el apoyo de los príncipes gobernantes del Imperio Alemán y, como resultado, abdica y divide su imperio en dos partes. Una parte, que comprendía España, América, Flandes, Italia y Sicilia, pasa a manos de su hijo, Felipe II. La otra parte, el Imperio Alemán, queda en manos de su hermano Fernando.

Felipe II hizo de Madrid la capital fija de España, en 1561. Durante su reinado, se “descubren” y colonizan las Islas Filipinas, cuyo nombre se deriva de “Felipe”. Éste será el último momento expansivo de España por el mundo. Felipe II murió en 1598. Con su muerte, comienza la decadencia del gran Imperio Español.

Lo que históricamente se conoce como el “Siglo de Oro” español, abarca un periodo de 150 años: desde Carlos V, hasta la muerte de Felipe IV, en 1665. Es en este periodo que España experimenta el máximo esplendor en cuanto a producción artística.

Es el periodo del Renacimiento en toda Europa. Pero en España, tendrá características propias, debido a la situación especial y privilegiada en que el país se encuentra, en su papel de “Gran Imperio del mundo”. A diferencia del resto de Europa, en el arte de España sobreviven rasgos medievales, especialmente las interpretaciones del mundo, el hombre y la naturaleza, desde la perspectiva religiosa.

Durante el Siglo de Oro se impone el movimiento barroco, tanto en la literatura como en la arquitectura y la pintura. Dentro de la literatura, España produce en este periodo obras clásicas, que marcan el comienzo de la era moderna en la literatura de Europa. Los tres géneros que se destacan son: la poesía, el teatro y la novela.

Entre los poetas más destacados del Siglo de Oro, tenemos a: Garcilaso de la Vega (1501-1536), Fray Luis de León (1528-1591), Luis de Góngora (1561-1627), y Francisco de Quevedo (1588- 1645).

Espada de los Templarios en Plata

Entre los dramaturgos más reconocidos, tenemos a: Lope de Vega (1562-1635), Tirso de Molina (1584-1648), Juan Ruiz de Alarcón (nacido en México. 1581-1639), y el máximo de todos, Calderón de la Barca (1600-1681).

En la novela sobresalen: la obra anónima, El Lazarillo de Tormes (1554); Francisco de Quevedo y, el más grande de todos, Miguel de Cervantes y Saavedra (1547-1616), autor de la inigualable obra El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, publicada en 1605 (primera parte) y 1615 (segunda parte).

Espada de Don Quijote de La Mancha
Espada de Don Quijote de La Mancha

En pintura sobresalen: Diego de Velásquez (1599-1660), considerado el “gran maestro español del barroco”; El Greco (muerto en Toledo en 1614, aunque nacido en Creta); y Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682).

En España la época medieval no solo abarca un largo periodo de tiempo, sino que su cultura, política, religión, arte, lengua, etc. se extendió a lo largo y ancho de todo el territorio español y de otros países de Europa y América. Así se entiende por qué no hay lugar de España en el que no se celebren fiestas y mercados medievales durante todos los meses del año.

Sería muy difícil destacar algunas fiestas y mercados medievales entre tantas y tan importantes que existen hoy en día. Es por esto que citamos un sitio web muy interesante y completo que recoge todas las ferias y mercados medievales de una manera muy metódica y completa, en el que se exponen mes a mes y por cada Comunidad Autónoma, estos acontecimientos festivos tan alegres, históricos y culturales de nuestro país que llenan de colorido e identidad a nuestras regiones y gentes.

VER PRECIOSOS PRODUCTOS DE LA ÉPOCA MEDIEVAL

Rodelas Medievales

La rodela es un arma antigua de los pueblos europeos. Es un escudo en forma circular que fue usada por los hoplitas griegos, los tracios, los celtas íberos y los vikingos para protegerse. Su diámetro oscilaba entre los 40 y los 60 cms.

Rodela Medusa dorada, poliuretano

En la Edad Media, además de ser usado por las tropas de a pie, por su ligereza y manejabilidad era el preferido por la caballería ligera.

Rodela Conan dorada, poliuretano

La rodela generalmente era de madera con el anverso forrado en cuero, con refuerzos adicionales de metal, correas de embrace y su contorno iba reforzado con un aro también metálico, a fin de impedir que un tajo de un arma de filo la destrozara. Su perfil es plano, sin la típica forma convexa que se le solía dar a los escudos.

Rodela Lobo pavonada, poliuretano

Básicamente, la rodela no sufrió cambios en su morfología, si bien ya avanzado el siglo XV se modificó el material con el que estaban fabricadas, sustituyendo la madera por el metal.

Escudo Sarraceno

Los avances en las técnicas metalúrgicas permitieron fabricar láminas de metal más finas, resistentes y menos pesadas.

Escudo Celta marrón

Existían rodelas de guerra fuertes, parcas en ornamentos y capaces de resistir un disparo de arcabuz. También había rodelas decoradas lujosamente para acompañar los arneses de parada de los monarcas y nobleza de la época.

Escudo Celta Grulla

La rodela fue el último escudo usado por las tropas españolas en batallas campales de las unidades de espaderos de los Tercios españoles que combatieron en Nápoles y Centroeuropa. La proliferación de las armas de fuego hicieron ineficaces los escudos.

Escudo vikingo madera y acero

VER MÁS ESCUDOS MEDIEVALES Y DE ÉPOCA